domingo, 30 de mayo de 2010

una nueva entrada de cuentos eroticos escritos por mujeres que no escriben cuentos eroticos.

Somos poco rigurosas (mayestaticamente, Mario, así lo digo)
Primero hicimos la excepcion con que esta seccion incorpore (!) a varones, y entraron Córdoba y el Diego.
Ahora hacemos la excepcion de que esta mujer ¡si que escribe cuentos eroticos! por que tiene un blog que se llama franca y llanamente EROTICA.
Pero como  Musidora y Ricardo estan demorando la entrega (del cuento) bienvenida esta nueva seguidora. Mi mamá siempre me dijo que no me juntara con chicas malas. Pero el saber popular lo afirma:
Las chicas buenas van al cielo
Las chicas malas van a todos lados.
Voila la produccion literaria.

Este cuento lo escribi robando textos de Girondo (una especie de collage literario con agregados), en ocasión del enamoramiento de un amigo que supo ser mi amante y que sí, era bello como un dios. Ahora su belleza pertenece a una española y sigue siendo un dios y una amigo de camaras web mediante.
El amor entre el y Maria la española, me inspiró este cuento:

Sólo tus manos son un puro milagro…


Había una vez un hombre dorado, cuya belleza era la de un dios. Él desconocía sus cualidades porque no tenía a mano brillantes espejos ni arroyos reflectantes, pero toda mujer que lo veía invariablemente deseaba enamorarlo, besarlo interminables minutos, cocinarle ricos platos, cantarle bellas canciones, entregarle mil veces su cuerpo, y tejerle coloridos pulóveres. Y él, vivía huyendo, ya cansado de libar flores de un solo color.
Muy lejos de allí, cruzando el mar, sufría una mujer multicolor porque nunca se había enamorado y creía que el amor era algo que solo les sucedía a sus amigas. Jamás había conocido a un hombre que hiciera contraer su corola entreabierta, ni había deseado beber un rocío afrodisiaco y vivía muriendo en una lenta entremuerte sedienta. Su oruga lúbrica y desnuda sólo se nutría frotes y de flores y todo ansiaba de todo, mientras duraba la eternidad que era la nada.
Cierto día una corriente de mar de brazos y de espaldas encauzó al dios y lo hizo desembocar en una oculta barra de tragos, bajo los raybanes enormes que ocultaban el desconsuelo de la mujer allende al mar y eran el visible testimonio de su tristeza.
Quiero conocerlo, pensó ella, y despojó sus ojos de raybanes para permitir la entrada de la belleza dorada, sin barreras de coral.
-¿Mate amargo?- dijo él.
-Mejor un cubata…-dijo ella.
Y entonces, como la camarera ibérica demoraba, ella le dió un ¡cross! de amor pantera al plexo trópico y él besó sus bellos senos como magnolias y desde entonces……………………
Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, se despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan

se rehuyen, se evaden, y se entregan
Y ya no pueden hablar más que de amor.
(Escrito con técnica de collage de
poesías de Oliverio Girondo.)

1 comentario:

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...