jueves, 26 de noviembre de 2015

hace unos cuantos dias ando furiosa.

y los sucesos del dia a a día no me hacen mejorar el animo.
He hablado de eso con mi amiga chaqueña Maria Marta, y con otras minas.
No es lo mio. Pero hasta la cosa mas pelotuda me pone furiosa. Como no está en mi naturaleza, la reprimo y me siento miserable.
Un buen remedio para las tripas es siempre escribir. Es un placebo, una droga milagrosa, una cura para el cancer.
Ayer estaba en unas jornadas de salud mental de mis ex compañeras del espacio publico de Lomas, una de las comentadoras de un panel de laburos era mi analista. Mi analista es una mina terriblemente formada, una grande. En algun momento hablaron de que en la vejez o jugas o te deterioras.
Yo creo que me deterioro (menos) porque escribo. Por ahi es una boludez pero lo pienso asi.
Se que no soy una gran poeta ni nada que se le parece.
pero escribo, hago el intento, miro que pienso y trato de ponerlo en palabras con mayor o menor fortuna.

Como me he levantado furiosa y reprimo esa furia, como de mas. Y me vengo gorda.
Como me he levantado furiosa y no quiero comer de mas, sublimo la furia, arreglo un poema de hace un mes atras, que ya colgue en el sirenas, esperando mejorarlo
Para eso tengo un blog, para socializar las cosas que pienso. Uds. me hacen el aguante , son mis compañeros de este coso, la vida.
espero les guste


La furia (segunda versión)

No sabia nada de mi furia.
Si de la tristeza
la desazón
Si de animales pequeñitos
microbios, insectos, bichos en general
que me comen las tripas
y a mi me gustan llamar desaliento
y que me empeño en amansar a cada insomnio
Se trata de otra cosa
este fulgor rabioso
esta roja malasangre
que se parece a la acidez
que te da a fondo de boca
el vomito de borracho-
pero claro, no has bebido.
Que se parece
al ansia en la guardia del domingo a la madrugada
cuando los medicos duermen y no hay un puto enfermero
que considere oportuno atenderte
y te parece que te vas a morir ahi
Asi mi furia
como si me topara en pleno Pavon
con un puto que me debe guita y no piensa devolverla
y los amigos comunes me cuentan
que se te la tiró en boludeces
y la que no soy, mi sombra
sueña con escupirlo en la jeta
de cuerpo presente
pero el tipo se va en colectivo
lo mas pancho
una y otra vez
y otra
y otra
como en una pesadilla ciclica.
Algo deberé hacer
con esta cosa inutil
Su presencia
agujerea mi alma

martes, 24 de noviembre de 2015

El psicoanalisis en Flores. (lo he rescatado de un mail mandado a mis amigas psicoanalistas en el 2008, mientras buscaba otra cosa) y la escuela psicoanalitica de la Mala Sangre. Un texto de Dolina.

El psicoanálisis en Flores  
La historia del psicoanalisis en el barrio de Flores es bastante curiosa.
Quienes conocen a los Hombres Sensibles ya sospecharan que las teorias de Freud no fueron formuladas pensando en ellos. Y aunque estos varones siempre fueron aventureros y buscadores de sueños, cuesta bastante imaginarlos en el sillon de un psicoanalista.
Sin embargo, muchos profesionales alcanzaron cierto exito en el barrio del Angel Gris.
Algunos fueron consultados por los Hombres Sensibles y hasta existieron escuelas y corrientes opuestas que dieron lugar a apasionantes polemicas.
El primer analista que se establecio en Flores fue -segun dicen-el doctor Mauricio D. Finkel.
Los comienzos no fueron faciles y su consultorio de la avenida Rivadavia permanecio desierto durante meses. Los vecinos creian entender que Finkel adivinaba la suerte o tiraba las cartas o tal vez vendia rifas.
Con esa idea se presento un dia de invierno el primero de sus pacientes.
Se trataba del poeta Jorge Allen, quein buscaba consuelo a un desengaño amoroso y penso que no estaba del todo mal intentar alguna solucion magica.
Finkel lo hizo recostar en su divan y lo invito a hablar. Allen le conto minuciosamente como habia sido abandonado por cierta señorita de La Paternal, la forma en que sufria y otros detalles menores. Transcurrido un buen rato, Finkel se levanto y dio por terminada la entrevista.

-Bien -dijo Allen -. Que hago?
-Venga el jueves a la misma hora.
-Para que ?
-Vea, se trata de que usted vaya comprendiendo su propio problema.
La solucion la encontrara precisamente en esa misma comprension.

Allen regreso varias veces. Comprendio perfectamente su caso, lo cual no le sirvio de nada: la chica de La Paternal se caso con un consignatario de Alberti. Enterado de esta tragedia, el enamorado anuncio a Finkel su decision de interrumpir el tratamiento.

-Usted no entiende -sentencio el analista -; el punto es ubicarlo a usted ante la realidad para que acepte y supere el dolor.
-No deseo superar el dolor. Ya he perdido a la mujer que queria : Pretende usted dejarme tambien sin el sufrimiento? Digame cuanto le debo.

A pesar de este primer fracaso, Finkel hizo carrera. Cuando los Hombres Sensibles se enteraron de la teoria del subconsciente, creyeron encontrarse ante una hermosa leyenda.
En la plaza, los Narradores de Historias sorprendian a su auditorio manifestando que todos llevabamos dentro a otro señor, que es en verdad el que domina nuestra persona.
Agregaban que este señor oculto aparecia en los peores momentos, poniendo en nuestras vidas notas de lujuria, bestialidad y groseria.
La leyenda del subconsciente se fue transformando vigorosamente y algunas de sus versiones son asombrosas. Durante mucho tiempo se creyo en Flores que todo acto indecoroso era responsabilidad del subconsciente, quedando a salvo la inocencia de quien lo perpetrara. Asi, los guarangos de la zona justificaban sus gritos, zafadurias y provocaciones culpando al extraño que llevaban dentro.
Las personas decentes y rectas se jactaban de no tener subconsciente y muchos padres amenazaban a sus hijos con disponer la extirpacion quirurgica del intruso responsable de sus travesuras.
Manuel Mandeb afirmo una madrugada que el tenia varios subconscientes, la mayoria de los cuales estaba en contra suya.
Casi en los confines de Villa del Parque, algunos grupos de fanaticos creyeron que el subconsciente salia de su envoltura carnal en las noches de luna llena para cometer toda clase de perversidades.
Sea por el auge de esta leyenda, sea por la improbada labor de grupos de lechuguinos procedentes del centro, el caso es que el doctor Finkel y algunos otros psicoanalistas llegaron a disponer de una regular clientela.
Los Refutadores de Leyendas no se opusieron a esta actividad, pues habian oido decir que se trataba de algo cientifico. Tambien es cierto que no concurrian a los consultorios, lo cual es una lastima: no debe haber nada mas apasionante que los sueños de un racionalista.
Con la aparicion de nuevos profesionales, empezaron tambien los diferentes enfoques, las herejias y las discusiones.
Finkel era ortodoxo: no dialogaba con sus pacientes, se ponia lejos de su vista y no les permitia que lo miraran. Sus enemigos afirmaban que el hombre aprovechaba para dormir.
Otros aseguraban que se iba a la cocina y regresaba sobre el final de la sesion. Y no faltaban los que creian que atendia a dos o mas personas al mismo tiempo, dando vueltitas de inspeccion entre pieza y pieza.
Otros psicoanalistas prefirieron enfrentar a sus clientes y discutir con ellos. Una rama de la calle Bilbao se llevo esta actitud al extremo. Asi nacio la Escuela Psicoanalitica de la Mala Sangre.
Los medicos que siguieron esta novedosa tecnica se propusieron reaccionar ante el relato del paciente de un modo evidente y hasta exagerado, para que el enfermo comprendiera que se lo compadecia.
Por ejemplo: si un señor contaba que su esposa lo tenia harto, el analista lloraba amargamente hasta caer en la desesperacion.
Claro que esta terapia tuvo, algunas veces, consecuencias desagradables.
Asi, cuando alguien contaba que castigaba a sus hijos, no faltaba el psicologo taura que se plantaba frente al escritorio y gritaba: "¡Por que no me pegas a mi, sinverguenza!".
Las actividades de la Escuela Psicoanlitica de la Mala Sangre cesaron, mas que nada, a causa de las quejas de los vecinos.
Un negocio bastante interesante fue el de los psicoanalistas a domicilio.
La idea surgio a partir de la fuerte necesidad que muchos pacientes tenian de sus analistas a toda hora. Ciertos neuroticos pudientes pensaron que una buena solucion era contratar a un psicoterapeuta de modo permanente.
Entonces se hizo bastate frecuente la costumbre de tener un analista en la casa, lo que -de paso -eliminaba la molestia de someterse a una sesion, pues no tenia mayor sentido contarle al profesional lo que este podia ver con sus propios ojos.
Lo cierto es que, en el caso de los psicoanalistas ortodoxos, su funcion en el domicilio del enfermo no era mucho mas activa que la de un florero. Se limitaban a recorrer las habitaciones murmurando "jem" y asintiendo con la cabeza. Muchos de ellos todavia siguen en las casas de familias adineradas, algunos como jardineros, otros como primos o entenados.
El auge de la actividad psicoanalitica en el barrio de Flores popularizo sus tecnicas mas sencillas. Cualquier modista sabia lo que era el complejo de Edipo o una neurosis obsesiva. Los Hombres Sensibles se sintieron fascinados por el juego de la interpretacion. Para ellos no se trataba de un ejercicio cientifico, sino mas bien artistico. Y no les faltaba razon.
Alguien deja un paraguas olvidado en el bar La Pilarica. Interpretacion: existe el deseo de volver al establecimiento.
Alguien cuenta chistes todo el tiempo. Interpretacion: hay una pena oculta.
Alguien siente horror por los cuchillos. Interpretacion: Hubo un accidente en la niñez.
Desde luego, los poetas del barrio acuñaron interpretaciones nuevas muchas de ellas de alto valor literario. Veamos: Alguien se mete el dedo en la nariz. Interpretacion: Esta buscando su alma.
Una mujer es demasiado hermosa. Interpretacion: se trata del demonio.
Un hombre come terrones de azucar. Interpretacion: es tucumano.
Un hombre afila su cuchillo en el cordon de la vereda: venganza segura.
El mismo mecanismo se observo en la interpretacion de los sueños.
Segun los Hombres Sensibles, soñar con una mujer es amarla, soñar con zapatos negros es morirse, soñar con caerse es el cincuenta y seis.
Otra de las consecuencias de esta vocacion psicologica fue el convencimiento general de que todo tiene origenes mentales. Asi, cuando un muchacho se ensartaba un clavo en el pie, algunos medicos aplicaban la vacuna antitetanica y otros preguntaban por la relacion del ensartado con sus padres.
De cualquier modo, el entusiasmo fue decayendo. Tal vez el principal responsable fue Manuel Mandeb. El pensador arabe empezo a deconfiar de quien trataba de abarcar el alma con menesterosas definiciones.
No le gustaba tampoco la ausencia del pecado en aquellas construcciones donde no habia canallas, sino enfermos y donde los sinvergüenzas eran llamados psicoticos.
De estas inquietudes surge una obtusa monografia titulada "Locos eramos los de antes".
En realidad el trabajo consiste en la exposicion de ciento nueve casos de personas que concurrieron al psicoanalista, sin curarse de nada y -lo que es peor -adquiriendo una espantosa satisfaccion de si mismas.
La verdad es que el trabajo de Mandeb carece de todo rigor cientifico, pero consigue dejar la extraña sensacion de que al psicoanalisis tampoco le sobra este rigor.
Esto es quizas falso. Pero uno no termina de convencerse, tal es el efecto que los pensadores pasionales, como Manuel Mandeb, producen en las personas razonables.
Hoy en dia, supongo yo, los grandes investigadores del alma transitaran otros caminos menos pintorescos. Ya no parece tener mucho sentido contarle nuestras fantasias a un señor durante veinticinco años para ver si conseguimos dormir tranquilos.
Mis amigos ilustrados me cuentan que hay nuevas tecnicas y que la ciencia adelanta a modo bestial.
Como quiera que sea, el sencillo proposito de esta nota ha sido llamar la atencion sobres aspectos esteticos del psicoanaliss. No importa que no sirva para nada: sus rituales, sus aristas absurdas, sus tiros en la noche, sus metaforas, su solemnidad son elementos que un verdadero artista no deberia desechar jamas.
Tal vez llego tarde y todos han comprendido esto. Quizas los terapeutas y sus pacientes no hacen mas que jugar, semana tras semana, un juego apasionante en que las fichas son sueños, ilusiones, fantasias, recuerdos, angustias, amores, desencuentros y frustraciones Esto es casi tan bueno como curar manias persecutoria

lunes, 23 de noviembre de 2015

si bemol a las cosas buenas de la vida.

Él me dijo que no me permito disfrutar
de las cosas buenas de la vida.
sin embargo  me  vio en el disfrute
de las cosas buenas de la vida
En su prisa
no me bancó los bemoles
no quiso hacerme
el aguante de los trapos
esperó la polenta sin grumos
sin saber que
la vida es dura, gatito
 hay tanto que tira para atras
y es de buena gente poner el pecho

Él no estaba para bemoles
solo sostenidos, fanfarrias,
 entradas triunfales de Aida
y yo que siempre me engaño
le tiré como al pasar
alguno de mis desfallecimientos

Somos una dama del siglo diecinueve
a la que cada tanto
le agarran soponcios
y vivimos confiando
en que nos van a atajar
cuando, en un salto de fe,
nos largamos al vacio
en palomita
con los brazos abiertos

Y cuando aterrizamos,
 con cierta dignidad de pobres
nos sacudimos el polvo
y seguimos nuestro camino





La nota editorial de esta mañana de la Nación defendiendo a los pobres viejitos inocentes genocidas que diezmaron toda una generación

LUNES 23 DE NOVIEMBRE DE 2015
220
La senadora por Córdoba Norma Morandini escribió días atrás en estas páginas que la causa de los derechos humanos no se puede defender con mentiras. No se puede defender tampoco con nuevas violaciones de derechos humanos como está ocurriendo en el país.
Un día después de que la ciudadanía votara un nuevo gobierno, las ansias de venganza deben quedar sepultadas de una vez para siempre.
Los trágicos hechos de la década del setenta han sido tamizados por la izquierda ideológicamente comprometida con los grupos terroristas que asesinaron aquí con armas, bombas e integración celular de la que en nada se diferencian quienes provocaron el viernes 13, en París, la conmoción que sacudió al mundo. Aquella izquierda verbosa, de verdadera configuración fascista antes y ahora, se apoderó desde comienzos del gobierno de los Kirchner del aparato propagandístico oficial.
Se ocultó así lo que ya no puede taparse por más tiempo a la compresión de una sociedad cuya composición por edad ha ido cambiando en los últimos cuarenta años. A la sociedad argentina de los años setenta no era necesario explicarle que el aberrante terrorismo de Estado sucedió al pánico social provocado por las matanzas indiscriminadas perpetradas por grupos entrenados para una guerra sucia, a los que el kirchnerismo ha distinguido con la absurda calificación de "juventud maravillosa".
La sociedad dejó aislados a esos "jóvenes idealistas", mientras el terrorismo de Estado los aplastaba con su poder de fuego, sin más salvedades que las de algunas voces aisladas, sin más ley que la de la eficacia de operaciones militares que tenían por objetivo aniquilar al enemigo y sin una moral diferente, en el fondo, que la de los rebeldes a quienes combatían.
Ha llegado la hora de poner las cosas en su lugar. Debatir que quienes sembraron la anarquía en el país y destruyeron vidas y bienes no pueden gozar por más tiempo de un reconocimiento histórico cuya gestación se fundó en la necesidad práctica de los Kirchner de contar en 2003 con alguna bandera de contenido emocional. Lo hicieron así al asumir el poder con apenas el 22 por ciento de los votos. Antes habían mirado en esos asuntos para otro lado.
Hay dos cuestiones urgentes por resolver. Una es el vergonzoso padecimiento de condenados, procesados e incluso de sospechosos de la comisión de delitos cometidos durante los años de la represión subversiva y que se hallan en cárceles a pesar de su ancianidad. Son a estas alturas más de trescientos los detenidos por algunas de aquellas razones que han muerto en prisión, y esto constituye una verdadera vergüenza nacional.
Días atrás, tal situación se ha agravado por una escandalosa decisión del Tribunal Oral de La Plata, que revocó la prisión domiciliaria de varios militares de avanzada edad, como los coroneles Carlos Saini y Oscar Bardelli, el capitán de navío Carlos Robbio y el almirante Antonio Vañek. Pareció una burla su coincidencia con el privilegio domiciliario concedido por esos días, por un tribunal del Chaco, a un mafioso de 65 años, condenado a 19 años de prisión por haber traficado más de mil kilos de cocaína a España.
En segundo lugar, de modo paralelo, han continuado actos de persecución contra magistrados judiciales en actividad o retiro. Uno ha sido el caso del juez federal de Mar del Plata Pedro Hooft, absuelto el año último tras siete años de acusaciones sobre supuestos delitos de lesa humanidad. El perverso armado de la causa salió a la luz por grabaciones aportadas como prueba, pero Hooft está afrontando nuevos ataques. También debimos ocuparnos recientemente del proceso irregular montado contra el juez Néstor Montezanti, de Bahía Blanca, en otro claro intento oficialista de desarticular la investigación de causas que involucran a la familia presidencial.
Sin más elementos que referencias mendaces aportadas por tres militares condenados como autores de las matanzas producidas en la denominada masacre de "Palomitas", se persiguió por más de diez años al ex juez federal de Salta Ricardo Lona. Éste se encuentra en prisión preventiva por supuestas fallas en la investigación de la muerte del ex gobernador de Salta Miguel Ragone, ocurrida en marzo de 1976. Se desconoce, en cambio, que el juez Lona había sido quien reunió las pruebas que llevaron a condenar a los partícipes del hecho, según lo reconoció la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Por otra parte, la acusación en su contra carece de validez pues la acción no se encuentra instada por los fiscales de la causa, sino por otros designados ad hoc por la cuestionada Procuración General de la Nación, careciendo por ello de atribuciones para impulsar la acción. Con casi 80 años y una grave enfermedad, Lona corre peligro de que los fiscales lo envíen a prisión solicitando la revisión del informe médico que desaconseja rotundamente su traslado a una cárcel.
La cultura de la venganza ha sido predicada en medios de difusión del Estado y en las escuelas habituadas a seguir las pautas históricas nada confiables del kirchnerismo. O sea, la mentira de la que ha hablado la senadora Morandini.
El palabrerío de sujetos que han sido responsables de haber incendiado al país en los años setenta convencidos de que las armas de fuego y los explosivos, con sus secuelas de muerte y dolor, eran la vía de acceso a una sociedad mejor, no puede intimidar a los políticos responsables, ni a los jueces compenetrados de su misión, de actuar en consonancia con la verdad histórica y los principios básicos del derecho penal.
Siempre será indispensable construir a partir de la verdad completa, apaciguar y no agotar la búsqueda de todos los medios necesarios para que se cumpla la imploración del papa Francisco de que todas las herramientas de la ley se activen "para evitar cualquier tipo de venganza y curar las heridas", aunque "sin dejar de mirar las cicatrices", como bien aportó.

Macri es un hombre horrible.

Macri es un hombre horrible.
Adiós Capusotto, hola Miguel del Del.
Me embarga una vaga desazón por no entender cual es la ilusión del pueblo que festeja.
Muchos se hicieron su casita, compraron su primer auto, lo cambiaron... Consiguieron que su madre, que había laburando toda su vida en la casa, sin otro aporte que el de haberla yugado en esta tierra nuestra, tuviera su jubilación, minima, insuficiente, pero una guita que alivia penas..
Muchos usaron la complejidad del hospital público para atenderse en la emergencia o en la complejidad, fueron a escuela pública...y en vez de apostar a la mejora de sus ineficiencias, votaron a ese hombre horrible. El hospital publico apesta, pero tambien nos salva la vida. A todos.
Los dejaré festejar su alegría. No seré nunca una asesina de los días de fiestas ajenos (adoro la expresión, es de marco denevi)
Y veré de lejos esa fiesta a la que no fui invitada  y a la que no quiero ir, como una madre que ha parido un hijo muerto
Así hoy, esperando estar absolutamente equivocada.
El Tiempo, siempre, es el juez inapelable de la Historia.

martes, 17 de noviembre de 2015

Estafa Girondo. Un poema de la sirena.

A veces me desgracio
-lo vengo meditando-
impostada en una que no soy
mas alta, o con alas
mas grácil, mas liviana, 
mas perfecta
los ojos celestitos en vez de verdes
el pelo grueso
de hembra paraguaya
artesana de espejismos
de oasis en desierto.

La casa avisa a los crueles acreedores
la cuenta es justicia
se la cobren a Oliverio.

El tipo me llenó de pajaritos la cabeza
Y el timo fue instalar
que con volar alcanza

Y así ando yo,  decepcionando multitudes
compradores de terrenos en la luna
por dos mangos

Y pasa que después de las doce,
del palacio,
vos llegas a tu casa
 conmigo en el paquete
y cortas los piolines
y encontrás  esta souvenir deslucido
mi verdadero yo
esa que soy
esta nadita
y pensás en como te estafaron
comprando un Versace
en la feria de a la vuelta,
y en el horario de devolución,
 las condiciones
para que te reintegren el dinero en breve lapso

No crea el público presente
 que yo haya ganado gran cosa
en esas transacciones donde entrego
el alma mia.
Mas bien creo que nada
apenas  resaca de postfiesta
de un lugar donde no figuraba
en la lista de invitados.

Dejame de joder, viejo Oliverio
no mientas con el asunto de los vuelos

un poco de piedad, poeta muerto
que vengo tan cansada
la boca lastimada
de aterrizar una y mil veces
en estos contrapisos desparejos





sábado, 14 de noviembre de 2015

Un poema de la sirena. Corte de luz

Corte de luz


Han ido a buscar el sol de noche.
y escuchamos el seseo de seda
al rasgar el cuadradito amarillento
y dentro, como un regalo
una camisita blanca
finísima, delicada, etérea
que al incendiarse
ilumina
en rojo, violeta, naranja,
en colores que nos hacen temer
por un segundo
el fracaso de la empresa
y repentino
estalla en luz
incandescente
como lo hace la pasión cuando nos llega

Y claro, nos  invaden los aromas a kerosene del primus
el bombeo fabril,  rítmico, necesario
para se haga esta mágica claridad de los pobres
en el sol de noche
Relumbra la panza de bronce del farol
en dorado de ricos
bailan en la luz circular
bichitos mínimos


Es bueno que sea verano 
que el calor nos empaste las patas
y los que podemos, andemos descalzos sin brindar excusas.
y todos  por la casa a oscuras
abrimos las puertas y las ventanas
y buscamos como bichitos,
nosotros también,
 el sol de noche encendido en el patio de atrás

Yuyos crecidos 
una parrilla medio grasienta
suenan grillos y ruidos amigos
y en la mesa,
una cerveza, un sifón
unos sanguches hechos con lo que quedaba en la heladera
para que no se arruine.

Y hay algo de campo 
en el corte de luz de la casa
hay algo de amistoso
que nos aprieta alrededor de la mesa

Estamos en esta noche de verano que nos desliza 
hacia algo profundo que no terminamos de entender
mientras los chicos miran su celular hipnotizados y silenciosos
y yo me quedo calma o serena o perdida
pensando en no se que cosa.

domingo, 8 de noviembre de 2015

violencia de genero

Tenían pinta de malos, de esos que te hacen cruzar de vereda o agarrar la mochila mas fuerte.
Pero el falso metrobus de la plaza de Lanus, a esa hora, era un vergel de laburantes y señoras con bolsitas y carteras de falsos cueros de colores con tachas, y no daba cruzar, ni habia donde, ni porque.

Era tan flaco que vos pensabas que ahi faltó comida y sobró mate cocido. La camisa azul de vaquero, finita y lavada hasta el hartazgo, los pantalones colgados,  los brazos largos y que se movían como haciendo señales de que venia el tren.

- ¿te imaginas que venis de trabajar y encontras a tu mujer que le están haciendo el ojete? decía
Yo la mato, le tiro como a una rata hasta que la veo muerta. ¿Vos la perdonarías?

No se me ocurre que ese varón que orillaba los 30, o tal vez menos (la falta de dientes envejece) pudiera pensar que su mujer no es "su" mujer, y que el ojete en cuestión es cosa de ella, y que en todo caso la falta de delicadeza de faltar a la promesa de amor eterno no debería ser sancionada con la muerte "como a una rata", sino con el desprecio o el abandono.

Tampoco se me ocurre que el codigo de etica rigiera para el mismo, sino simplemente para esa "su mujer"

Pertenezco a un estrato social donde las cosas no se dicen tan claramente, pero no creo que se lo debe justificar bastante al pibe y su desolación al narrar a su compañero la escena extrema.

Me rompe soberanamente la expresion "violencia de genero". Hay violencias. Ilimitadas violencias.
Pero me parece que aca, cuando hablamos de una mujer que no es dueña de hacer de su culo un pito so pena de morir como una rata, es propio hablar de eso.

Todo cambia, supongo. No se. Tal vez.








miércoles, 4 de noviembre de 2015

AL ALBA



 le tocaron, como a todos los hombres, malos tiempos en que vivir.
                             Nueva Refutación del  Tiempo, J.L.Borges

Esta canción esta dedicada a los prisioneros prestos a ser fusilados por el regimen franquista, en la Guerra Civil Española. 
Uno, ya se sabe, hace con las canciones lo que quiere. El que las escribe lo hace para dar testimonio de su sentir y las personas la agarran y las pervierten para sus propios fines.
Por ej. el epigrafe de Borges estaba dedicado a Lafinur, su antepasado, que murio en el destierro y yo lo uso para consolarme pensando en que no hay ninguna posibilidad de que  no vivir en tiempos dificiles, si uno tiene un poco de lucidez o de empatia con el sufrimiento humano. 
Y ademas se tiene la obligación de rebuscarselas para ser feliz.
Es lindo escuchar a Aute cantando Al Alba, aunque sea una cancion triste. Para que lo uso yo, ni importa.
Las buenas canciones resisten las motivaciones menos nobles.

martes, 3 de noviembre de 2015

Uno tiene 59 dias para empezar un año nuevo y que estalle de una buena vez el verano.
59 oportunidades para realizar los deseos No es poca cosa.

Nadando en el río de Heráclito, el griego.
Ese que pensó algo que hoy me viene a la cabeza, tan lejos, eso que atravesó siglos y olvido

Que nadie se baña dos veces en el mismo río, porque el rio va fluyendo y cambia y el agua no es la misma y también porque uno va cambiando,nunca se es quien se fue
El poema de Borges que voy a transcribir, toma este enigma humano que es el Tiempo (que somos, que es el tiempo, quien es el otro son los grandes temas y no son si gana Macri o Scioli) y dice algo muy bello: que festejamos el cambio de un año por otro, porque hay un milagro, que es este: que a pesar del fluir del tiempo, una parte nuestra permanece intacta, que seguimos siendo los mismos.
Lo escribió en sus tempranos veinte,y es tan bello que duele

Ni el pormenor simbólico
de reemplazar un tres por un dos
ni esa metáfora baldía
que convoca un lapso que muere y otro que surge
ni el cumplimiento de un proceso astronómico
aturden y socavan
la altiplanicie de esta noche
y nos obligan a esperar
las doce irreparables campanadas.

La causa verdadera
es la sospecha general y borrosa
del enigma del Tiempo;
es el asombro ante el milagro
de que a despecho de infinitos azares,
de que a despecho de que somos
las gotas del río de Heráclito,
perdure algo en nosotros:
inmóvil.
Jorge Luis Borges./Fervor de Buenos Aires./1923

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...