jueves, 27 de mayo de 2010

la sirena escribe tres microrelatos atroces.

1) En salita de tres, ella apretaba fuerte los ojos cerrados y se convencia de su invisibilidad. Los otros no podían  hacerle daño. Ahora, ante la conviccion de su fealdad, supo que no alcanzaba . Y se sacó los ojos.

2) Le habian vaciado las entrañas. Y entonces decidió parir sueños. Pero los sueños le nacian muertos.

3) Llegó con su mejor vestido,  de peluqueria y con una sonrisa de oreja a oreja. Sin embargo él siguio de largo, distraidamente

4) Cuando murio, hubo muchas flores, pero  ya no  las podia comer. (ja, este no es un microrelato, sino el final de un poema de edgar bayley, pero es tan bueno, que no pude vencer la tentacion).

5 comentarios:

  1. te vas sacando pedacitos en la imaginación, los ojos, los sueños, las entrañas
    mucha muerte nil

    pero bien logrados

    ResponderEliminar
  2. A veces te queres morir de a cachitos y no es en serio porque si te quisieras morir de enserio, agarras y te moris y no te pones a escribir microrelatos.
    Escribir es la pornografia de los cobardes.

    ResponderEliminar
  3. Muy bonitos, pero no estoy de acuerdo con eso de que "Escribir es la pornografia de los cobardes".
    ¡La pornografía es pornografía y que ocho cuartos!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. es que la frase la parafrasie mal.
    La frase original (de un libro de rock de los setenta, y cito de memoria) es "la historieta de terror es la pornografia de los cobardes" y yo tendria que haber escrito "ecribir microrelatos atroces es la pornografia de los mediocres", hablando de mi, por supuesto.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta este poder de síntesis tan crudo. La dos y la tres son muy Aquilante...

    Saludos de uva chinche.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...