lunes, 27 de diciembre de 2010

dos horas latinas.

Fui a La vuelta de obligado, compre naranjas  y duraznos recien cosechados y pague una porcion de dorado a la parrilla muy pasado de coccion 40 pesos. Vi el monumento histórico donde los viandantes estaban mas preocupados por que las polillas llenaban de pintitas, con su anidacion de huevos,  los palos de la iluminacion que jalonaban el paseo, que por los detalles de la historica batalla. Y cuando volvia a mi casa, a 150 kilometro de allì, puse un disco(dvd?cd?) con 140 temas latinos que le habia comprado a Jorge, que gusta de Montaner.
A ver señores, no me voy a hacer la cool, porque disto mucho de ello. Mas bien soy lamentablemente retro y persistente con el rock viejo y si algo entra en mi target no es el latino.(como tampoco lo electronico, ni el heavy y siguen las firmas)
A la manera de un caprichoso experimento personal, he tomado, no obstante, nota de algunos extraños emergentes que quiero compartir con mis lectores
a) sorprendentemente conocia casi todas las canciones, o al menos sus estribillos y por supuesto los podia cantar a voz de cuello. Cosa que hacia. Ahora bien ¿como es que se da este fenomeno si no miro telenovelas (no tengo tiempo, no es que abomine del genero que tantas satisfacciones me ha dado tiempo ha), si no escucho radio disney ni ninguna radio (No escucho radio) ¿es acaso que he aprendido esos coritos por osmosis? ¿Como es que he tragado ese veneno, tal que puedo corear dignamente a Alejandro Sanz, Alex Ubago, y tambien a ignotos cantantes de los cuales jamas he escuchado el nombre???
b) el exceso abolerado de las canciones de amor latinas es ridiculo. Lo es tanto que conmueve, y juro que si me quedaba escuchando en la ruta con los ojos cerrados o mirando hipnoticamente para adelante me podia llegar a conmover mucho.Ergo, hay algo verdadero en esa crueldad y exageracion ridicula de amores perros de los lentos latinos. Lo lamento, es asi. La ciencia nos depara verdades incomodas.
c)sorprendentemente para mi, que reivindico a Hendrix , a Joplin y que si hablamos de lentos no me muevo  de James Taylor, me gusta mucho la voz de ¡¡¡¡¡¡¡¡cristian castro!!!!!!. Burlensé nomas.
d) hay algo perverso o venenoso en escuchar dos horas de canciones latinas lentas. Se te licua el seso.y abjuras de tus convicciones de chica lista y te volves ñoña y sensible.La melcocha latina te transforma en una estupida acritica. Deben los lentos latinos tener mensajes subliminales que anulan tu  buen gusto y tu conciencia. Yo les pongo aca una muestra, creo que inocente, porque una sola dosis no puede hacer mal, y ademas falta la ruta y el machaque latino on and on. El latino actua como la gota que orada la piedra. Lo unico que falta es hacerme de un club de fans o comprar entradas para ir a ver a David Bisbal.
Chicos, no lo hagan en casa. Es peligroso.No se dejen embrutecer por la ponzoña de los lentos.




.

1 comentario:

  1. NILDI,te doy tooooooooooooda la razòn del mundo!!!!!
    Si una por esas caUsalidades del destino (?) sucumbe a un CD anque MP3 con 9513 canciones lentas latinas,lograrà extrañìsimamente que se le revuelva el instinto romanticòn,por màs bruja que sea y opCviamente el cerebro nos boicotearà porque como por arte de magia siempre se da la misteriosa acciòn de sabernos la letra,còmo pasa esto si una jamàs de los jamases escuchò tal melodìa?? ANDÀ A SABERLO!!!!

    P.D.:Yo de lo ùnico que puedo dar fe es que,me sè canciones de CAMILO SESTO y SERGIO DENIS antiquìsimas sin haberlas escuchado never in the puta life,habremos sido vìctimas de algùn experimento antes de nacer y no nos enteramos... ¬¬?

    En fin... ♪♪...es mi vida un desierto un desierto con el viento a tu favor...es mi vida un infierno porque no tengo tu amorrrrrrrr...♪♪
    jajajajajajaajajajaja

    BESOTES SIN DEJÀ VÙ :S

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...