hugo pratt

hugo pratt
SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


sábado, 19 de junio de 2010

EL TEMA DEL TIBURON Y LOS PESCADOS PARA QUE COMAN LOS JAPONESES.

La historia es bastante conocida. No se quien me lo contó. Y si es alguien que lee este blog (muy probable) le pido disculpas.Tambien pido disculpas porque los barriletes no tienen nada que ver, excepto que quisiera levantar vuelo como uno y volar arriba y ver el mundo de arriba.
Vamos con la historia conocida.
Los japoneses gustan del pescado recien sacado. Crudo, inclusive (cualquier pelotudo sabe lo del sushi).
Entonces los barcos factorias traian el pescado de donde lo afanaran (de nuestro pais, por ejemplo) y cuando llegaba a la mesa japonesa, los nipones (que como todo el mundo sabe son gente rigurosa y jodida) no estaban conformes.
Entonces pusieron grandes piletas para traer el pescado vivo hasta las costas.
Pero los pescados que estaban en las peceras enormes de los barcos factorias, al no tener desafios en la vida, (porque una pecera enorme no es el mar) se ponian medios pelotudos (hoy me insiste esa palabra, sepan disculpar) y ni nadaban. Eran pescados cuya molicie y pereza iban en detrimento del sabor de la carne. Es que como ya lo he dicho, los japoneses son sutiles como el trazo de un pincel de dromedario sobre la piel de una dama. Entonces los japoneses (que ademas de saber hacer guita, matarse por la indignidad y ser crueles en las torturas) pusieron un tiburon en las amplias tinas de los barcos factoria.
El tiburon se manducaba a algunos peces, pero el resto iba de aca para alla, nadando como poseidos (Poseidon, poseidos lleva a poseidon, ah...la asociacion libre freudiana)  y escapando al tiburon. Y llegaban a la mesa japonesa con gusto de recien sacados.
Hay cosas en la vida que son como tiburones, Nos mantienen despiertas y alertas ; pero nos va a morfar igual.
Moraleja: El cuento tiene moraleja, pero yo no tengo un buen dia. La moraleja saquesela usted.

2 comentarios:

  1. Moraleja: ¿a todo tiburón le llega el cabezón Duhalde? ¿a cada pescadito Solá le llega su tiburón cabezón? ¿a cada peronista le llega su radical pelotudo? Bueh, sólo me salen moralejas, que no es lo mismo que mollejas. Usté habló de las asociaciones libres de Freud. Güeno, ahora bánqueselo.

    ResponderEliminar
  2. ud. habla de politica y yo de la vida , jajaja.
    digame doña graciela. Si el mundo es una tina japonesa y ud. fuera un pescado. ¿nadaria, se dejaria comer por el tiburon o batallaria hasta que un dia, sin darse cuenta, la envolvieran en queso philadelphia y un poco de palta, adentro de un niguri?

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...