martes, 6 de abril de 2010

cabrera infante, corrector de pruebas de corin tellado, no me conocia, empero,lo escribio para mi o acaso para este blog


Ella cantaba Boleros (fragmento)
Y sin música, quiero decir sin orquesta, sin acompañante, comenzó a cantar una canción desconocida, nueva, que salía de su pecho, de sus dos enormes tetas, de su barriga de barril, de aquel cuerpo monstruoso, y apenas me dejó acordarme del cuento de la ballena que cantó en la ópera, porque ponía algo más que el falso, azucarado, sentimental fingido sentimiento de la canción, nada de la bobería amelcochada, del sentimiento comercialmente fabricado del feeling, sino verdadero sentimiento y su voz salía suave, pastosa, líquida, con aceite ahora, una voz coloidal que fluía de todo su cuerpo como el plasma de su voz y de pronto me estremecí.

2 comentarios:

  1. cada día está más bonito este blog. felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Cabrera Infante: escribiendo en Londres, lejos de La Habana, nunca gusano-de-miami, Tres tristes tigres, La Habana para un infante difunto, un capo el tipo...

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...