viernes, 15 de febrero de 2013

que vi cuando vi Salvador



Calor  hermanito, que calor! Un caldo y yo subiendo por la ciudad vieja.
Deberè volver, para encontrarle el pulso y la belleza que el calor me escatimaba
Conte un par de cosas, pero ahora quiero contar que vi Sirenas. Viejas, tanto como la ciudad vieja
Hay una plaza panoramica donde esta el ascensor La Cerda, el ascensor publico que traslada 28000 personas por dia desde la ciudad Alta a la ciudad baja.
Alli enfrente, en la ciudad alta, vi sirenas. Tambien vi la herencia holandesa y la portuguesa en edificios viejos: En uno de ellos las sirenas: no recuerdo el nombre, era historico y muy romano.
Le pedìa a jorge que las fotografiara para el blog. No son las sirenas peces sino las sirenas aves, sus antecesoras. Patizambas, sin brazos y con un pendon colgandoles donde està la cachufla, y usando corpiño. Sirenas enanas y aladas mas serias que perro en bote ¿quien las habrà elegido, quien las habrà puesto a cuidar Salvador?
Donde quiera que voy hay sirenas. Cuidando circunspectas la ciudad.
¿me esperaran que vuelva otra vez? No crean que me perdì de todo: he comido, puedo decirlo, aracajè.
Cerca de allì, pero en la ciudad baja, un monumento moderno, leì que en fibra de vidrio, sin nombre. Su autor, el bahiano Mario Cravo. Jorge insistiò: entonces el guia dijo que Caetano Veloso dijo que era el monumento a los culos enfrentados.Jorge no estuvo de acuerdo, para èl era un monumento a las bolas





predecesoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...