jueves, 7 de febrero de 2013

con un catalejos veo una niña en el pasillo del fondo de su casa natal.



El pasillo tiene baldosas de dos colores, apagados, amarillas y rojas, colores lavados, que pasan desapercibidos y la niña esta sentada allí, culito contra baldosas, pollerita escocesa de tablas rodeándola como a una ballerina en la escena final de la muerte del cisne y como techo, el arbol de nogal y el sol destilándose entre las hojas, posibilidad de que la siesta se soporte.

Parece aburrida solo si no se entra en su cabeza. Manipula dos o tres hojas de malvón y unas violetas.

Con torpeza pone las hojas de malvón vistiendo los largos tallos de las pequeñas violetas.
Las violetas son personas. Son mujeres y las hojas son vestidos de fiesta, de terciopelo verde
La violeta, (la mas linda, la mas erguida) se viste de terciopelo verde y va a palacio a la fiesta del príncipe .Es mentira que la violeta es una flor humilde. Cuando viste vestido de terciopelo de verde malvón es altanera.

No hay nada en el jardín que sirva para hacer de principe.El mismo bochorno que en el mundo de las muñecas. Todavia no llegaron los Ken, ni las barbies, solo se trata de “hijas” y “bebes”.

Descartado el juego, aparecen uñas. Las flores de malvon son perfectisimas uñas pintadas de color rosa shock.
En tanto le està vedado el verdadero pintado,  con cuidado y saliva se pone arriba de cada uña una hoja de malvon (tambien hay color rojo pasion que en ese tiempo se llamaria tal vez de otra manera).

Las uñas lucen como para ir a palacio.

En la pared del muro, ladrillos y revoque desparejo, duermen arañas. Las arañas no pueden si no salir si uno las llama con la flauta de hamelin de una birome vacia. Las arañas son hipnotizables

Y en el jardin hay un cosas de peligro Un helecho de pinches, un helecho que no existe mas, un helecho con frutitos verdes que se ponen rojos y que no hay que morder en la boca y que triste seria morirse por comer una bolita de de helecho, que debe ser amargo, a pesar de ser rojo.

Las arañas salen cuando uno le silba con la bic, la hora de la siesta decae, y el verano aquel de las flores que iban al palacio y de aburrirse para nadie, sigue intacto en el univeso paralelo de la memoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...