SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


viernes, 1 de febrero de 2013

El decorado.

Dos hoteles, dos paises distintos y distantes, dos ciudades con distinto espìritu y tradiciòn. Dos cadenas hoteleras diferentes, lo que descarta la uniformidad empresaria.

Mi corazòn aleteo con fuerza al sentir algo siniestro:el  sentimiento de estar dentro de un decorado, de ser la inocente victima de una escenografia impostada solo para engañarme. La finalidad de tal acciòn me es ajena.

Indicios. la posibilidad de que esta no fuera una experiencia legìtima: es decir, yo creìa estar en Bahia, cerca de donde todos (ellos, Caetano, Vinicius, Maria Bethania, ellos) aspiraron el aire. Yo "creia" pero el efecto de que las cosas iban por su cause normal -el barco sobre la mar, el caballo en la montaña- se fue desmoronando cuando atisbè los indicadores del engaño
Vi con claridad que me habìan armado un decorado.
El hotel no era un hotel, era un decorado.
En el 2009 yo habia estado (ahora debo decir, creì estar) en el NH Parque Central de la Habana Vieja, Ahora estaba en el mismo lugar, pero en un hotel de cadena brasilera en Costa Do Sauipe. Identicos muebles , la misma disposiciòn, solo la reproducciòn en la pared trataba de aligerar la sensaciòn sin lograrlo.
Entendì que estaba en un decorado, algo ilegìtimo, que incluso, apres coup, resignificaba la Verdad de mi estancia en la Habana.
Un decorado, es decir, una simulaciòn de algo real.
No es sano que el  NH que balconea en el Parque Central, ahi nomas de la calle del Obispo, a unos pasos de la bodeguita del medio, donde tuve unas noches muy escasas y muy intensas -por lo que significò para mi ese viaje- tuviera una habitaciòn absolutamente igual al  el hotel donde pase mis vacaciones este verano, en la Costa do Sauipe, al costado del corredor de cocoteros -la linea verde- que orlan la rivera norte de Bahia de Todos los Santos, donde Brasil empezò y en cierto sentido empezò la America nuestra.
Ambos decorados, de lujo innecesario, insertados en dos paisajes diferentes. Solo al salir al balcòn el efecto siniestro desaparecia.
Globalizaciòn, no-lugar, criterios empresariales, hay explicaciones que estan a la mano para tranquilizar.(para que la simulaciòn continue) Pero los avispados podemos ver la cola del animal y no sabemos si al tirar de ella saldrà debajo de la cama un pequeño gato o un dragon.
Existe la posibilidad que nada sea verdad, que todo sea apariencia, que como en el Truman Show, una gaffe de la producciòn -y la fatiga de los escenografos- hayan producido este imperdonable error
Acaso no serà todo un decorado donde uno se pavonea pensando que la vida es de verdad y no.

1 comentario:

  1. Y........ hay veces que uno cree que la matrix es real.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...