lunes, 4 de febrero de 2013

la parabolica humana: diatribas de mina grande

Terminan las vacaciones y yo empiezo con la misma cantinela: tengo que moverme mas.
Es un mandato superyoico, y hablamos de un superyo muy sádico. Un superyo hijodeputa. De esos que se creen el fracaso pero no los exitos. Un superyo de judia. O en todo caso de mina analizada al pedo.

Lo que los hombres resuelven con el partido de fulbo semanal, aun cuando no se den cuenta que cada dia mas parecen muñequitos de metegol, a las mujeres nos viene complicado. El movimiento
La diferencia entre una mujer entregada y una que la lucha son estas decisiones. Moverse o no moverse, he aqui el dilema
Mi cuerpo es un guiñapo y no voy a hacerme el feo de ir a hacer aerobics (o como se use llamarlo ahora) en un espacio grupal donde cuarentonas con siliconas y magras, muy ejercitadas pugnan con veinteañeras en flor. No, eso no es para mi.
No pierdo en competencias porque, amigos, yo no compito.
Tampoco colaboro con otros, porque soy como el gordo que es el dueño de la pelota: lo dejan jugar porque lleva la pelota, ningun equipo me querria sino por làstima. Asi que a mi demen algo que ni el exito ni el fracaso del grupo dependan de mi perfomance. La cuestion es fracasar, pero  a solas.
Y no es que no me guste el trabajo grupal, lo que no me gusta es que pierdan por mi culpa. Entonces me la he arreglado para hacer cosas no competitivas donde te salga como te salga nadie te va a putear. Y que el profesor te mire como diciendo, si eso es lo que podes, està bien: bah, que te perdonen la vida.
A lo largo de los años he engalanado con mi presencia talleres de: (a saber)
yoga
danzaterapia
eutonia
trabajos corporales no especificados
danza contemporanea
tai chi chuan
aquagym
pilates con bolas enormes
y tambien indoor, eso de las bicicletas: ya era gorda y no se si me terminè de cagar las rodillas subiendo y bajando atras de la vana ilusion en la quema de calorias.
He caminado en cinta, pero tengo jodidas las rodillas y esos frutos no son para mi.
Tengo un pajaro bobo en la cabeza que me pica, me taladra y me dice "tenes que moverte mas" He ido a un temazcal el año que pasò y tambien me hice unas sesiones de terapia craneosacra, pero  eso no cuenta. (aunque ambas actividades estan en el rubro "ocuparme de mi cuerpo")
Tengo que moverme mas.
Mande un par de mails a profesores de feldenkrais. Jorge me mira como si siempre me propusiera boludeces. Ese hombre esta conmigo pero no confia en mis elecciones.
Tengo que moverme mas.
Terminare siendo como la tia de Historias de Cronopios y de Famas que tiene miedo de caerse de espaldas porque intuye -segun el relator del cuento- que estar de espaldas para siempre (es decir muerto) es comodisimo.
Me amarga de los cincuenta años que estoy transitando ya no el olvido de un nombre de un artista, ya no que  mis pechos no sean un ramo de magnolias en flor, que se me desenrulen los pelos. Lo que mas me amarga es que me muevo menos.Doy zombie.
Zombie vieja.
Tengo que moverme mas. Le mande unos mails a minas que enseñan feldenkrais.
No es falta de cariño, te quiero con el alma, le digo a mi cuerpo, esa casa, que habito como un inquilino que no cuida las instalaciones, que no garpa a tiempo.
Resistirè, morirè en el intento, o me ire poniendo dura como una estatua de sal, a mi -seamos francos- no hay poronga que me venga bien.

cantemos juntos con el carpo: Yo soy un hombre bueno, lo que pasa es que me estoy viniendo viejo
Tratarè de hacer las cosas a mi tiempo o sino no le dare importancia al cuerpo...........

Ya se, ya se: tengo que moverme mas.



1 comentario:

  1. En el agua Nilda,movete en el agua Sirena,sin peso en las articulaciones.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...