hugo pratt

hugo pratt
SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


domingo, 18 de septiembre de 2011

la paja en el ojo ajeno.

La señora que me dio la luz se hace la respetuosa de las diferencias, pero cuando lleva a mi progenitor al medico y la atiende un "hermano latinoamericano", como se les dice despectivamente en los hospitales del conurbano -intraofice - a los medicos peruanos o bolivianos, la señora utiliza una diminutivo que me enerva, dice por ej.  "el peruanito".
La agarraria del cogote y la tiraria como si fuera yo una chola mexicana que hace catchacascan.
Pero ella me mira dulcemente, como si estuviera haciendo un comentario cariñoso. El peruanito lo atendio muy bien, es encantador
Si no fuera el medico, le daria una buena propina, para mostrar su superioridad etnica.
Hoy, por esas cosas del twitter, estuve escuchando "los cosos de al lao".
A ver, che mocito, poneme la letra.

De pronto se escucha
el rumor de una orquesta,
es que están de fiesta
los cosos de al lao.
¡Ha vuelto la piba
que un día se fuera
cuando no tenía
quince primaveras!
¡Hoy tiene un purrete...
y lo han bautizao!
Por eso es que bailan
los cosos de al lao.



La sirvienta paraguaya, el chino del super, el judio del once, el villero del fondo de Fiorito, todos son para algunos los cosos de al lao. 
Salimos del mismo agujero, iremos a parar al mismo pozo. Que importa lo demas.

Coso, extraña conversion de la palabra de gènero femenino cosa, La cosa, el objeto por excelencia. Un objeto sin nombre.

El negro que te mira en el colectivo, de gorrita y ropa de rapero, pero barata, de la Salada, todos son cosos. Cosas.
Yo no se si fui adoptada, si soy buena, si soy inclusive mas hipocrita que ellos, los que sienten que   los humanos somos cosas. 
La hipocrecia no es patrimonio  de clase media. El mismo desprecio habita a los "cosos del fondo", nosotros los que fuimos a la facultad y tenemos trabajo estable, somos caretas, gatos, giles. Cosos.Que no merecemos ni respeto.
Imaginate en Europa, los cosos que somos los sudacas, atendiendo bares en barcelona, sacandole el laburo a los gilipollas. 




Lo que se debe hacer en estos casos es atravesar la puerta, y preguntarle a los cosos como se llaman . Y sumarse al baile.


2 comentarios:

  1. Eso!!! Que tenemos toda la vida para divertirnos y toda la muerte para descansar!!

    ResponderEliminar
  2. "La sirvienta paraguaya, el chino del super, el judio del once, el villero del fondo de Fiorito, todos son para algunos los cosos de al lao.
    Salimos del mismo agujero, iremos a parar al mismo pozo. Que importa lo demás."

    Yo soy el verdulero de rulos.. Menudo lió..

    Gracias de nuevo, por los momentos de risas, por las echadas en cara.
    Gracias!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...