martes, 3 de julio de 2018

ya no se reprime el sexo, se reprime el amor, lo sentimental

Lei un articulo de la revista Polvo, de una psicoanalista, y como siempre el psicoanalisis (por eso lo amo) va a contrapelo del sentido comun de la época. La gente quiere coger sin involucrarse porque el involucramiento te hace perder: y el liberalismo no te deja
A mi denme boleros, seré cualquier cosa menos neoliberal.
Les recorté un pedacito

Tal y como sugiere Roland Barthes, lo reprimido hoy en día es lo sentimental y no lo sexual. El amor y lo sentimental están vedados por el neoliberalismo que nos pretende rendidores, productivos, y emprendedores (habrá que vérselas entonces con los efectos un tanto devastadores del retorno de lo reprimido: agobio, tedio. Se echa mano a artificios cada vez más extravagantes pero el aburrimiento insiste).
Para poder obedecer a la demanda del neoliberalismo y ser productivos y rendidores, entonces, debemos alejarnos del amor que es pura pérdida: pérdida de tiempo, pérdida del sí mismo, pérdida de una libra de carne. Este amor es pérdida en el sentido de lo inútil, de lo fuera de proyecto, no es redituable, es un amor que mutila. En la crítica a la monogamia, hecha desde una ideología pretendidamente progresista o de izquierda, y que erige el imperativo del poliamor, no hay más que conservadurismo: aquel que cree que lo natural es la poligamia y que la monogamia es una construcción cultural. No admitir que hay desvío, artificio, construcción cultural, tanto en una como en otra es permanecer en el paradigma retrógrado de “lo natural”. Es el ímpetu moralista que se ciega y desconoce que en el hombre no hay nada natural y mucho menos en lo que al deseo y a la satisfacción se refiere.
Alejandra Kohen. (el articulo completo acá http://www.polvo.com.ar/2017/07/elogio-de-los-celos/

4 comentarios:

  1. es excelente ese blog, me lo pasaste vos y gracias a que lo puse fijo el link en una carpeta lo leo a veces... creo que fue porque te publicaron algo no?

    los psicoanalistas son grosos... lo malo es que no zafan de estar locos también y por problemas que saben como solucionarlos jaja... también leí ahí que las mujeres quieren sexo y los hombres amor... la simplifiqué pero es así y me convencieron jaja...

    en fin, vos sabrás.... beso...

    ResponderEliminar
  2. todos queremos amor. Algunos temen tanto al amor que se quedan con un sexo tan lavado que ni mereceria la pena. Pura gimnasia. SI, me publicaron algo en Polvo,3 cuentos.
    Los psicoanalistas son como todas las personas, es como que le pidieras a los medicos que no se enferman.
    Nadie soluciona nada, en un sentido estricto. Un poquito tal vez de no sufrir al pedo.
    Yo ya no sufro tanto al pedo, merito no de ser psicoanalista, sino de haberme analizado mucho tiempo.
    saludos.

    ResponderEliminar
  3. lo que me encanto del texto es que el amor va a perdida. Se sufre.
    no hay ganancia y no hay economia de mercado en el amor.

    ResponderEliminar
  4. Como verificarás por este comentario, en este momento estoy combatiendo el neoliberalismo que me pretende rendidor, emprendedor, etc... y en lugar de estar diseñando tu libro, ja!, y estoy comentando este post a modo romántico (en el sentido de soñador, quimérico, no en el de cantar boleros).
    Me gusta mucho que recortes un pedacito, y que no venga todo en crudo

    Beso!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...