SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


domingo, 4 de enero de 2015

en la peluqueria

Tiene tres chicas trabajando, la que menos sabe lava cabezas y barre el pelo. Otra, una negra teñida, con un cabello largo y grueso que mas quisieran las rubias, un pelo pesado que solo me llama a envidia,  hace cosas de oficiala: tiñe, brushinea, te pone la keratina. Y hay una que da vueltas por ahi, con trabajos menores.No se los nombres.
Ella se hizo las tetas hace poco, con esa alegría de feria de la alegría, una alegria de cuarentona que vuelve a tener lo que alguna vez tuvo y que la maternidad se llevó. Divorciada, con pibes, siempre esta up,no se como hace, sin embargo la creo franca; no sos vos, Patri, soy yo a quien le falta fe para ser optimista y le sobra para bajar los brazos, entonces aleteo en el aire como el penado 14, que según dice el tango, murió haciendo señas..
Las mujeres entran y salen. No deja de ser una peluquería de barrio, con precios muy baratos, habitada por clientas que somos un manojo de pretenciosas con profesión. Las que salimos de la universidad con titulo, a veces -y en mi caso a nuestro pesar- despreciamos ,apenitas y en secreto,  a las amas de casa. Ahi, en lo de Pato, se habla mucho de Cancun, de la Riviera Maya, de la separación de Oliva y Maradona. Se escucha a Romeo Santos, por la radio.Mucha contadora, mucha tipa con negocio o gerencia.
Son terriblemente antikirchneristas en esa peluquería. Yo esquivo el tema, las miro con una superioridad disimulada. No las siento mis pares y sin embargo hace años que la elijo.De ahi aprendo cosas, por ej. que ese que canta es Romeo Santos.
Uno de los pecados imperdonables es que Pato compra Revista Caras: la grasa y el dinero juntos.
La isla de Caras, y bizarreadas haciendo pose. ¿Iria yo a la isla de Caras si fuera famosa, para llevarme de arriba un par de dias de vacaciones? ¿y si tuviera dinero para pagarme, ponele, un Club Med, iria igual solo por la gratuidad o por la vanidad de que me saquen fotos en lugares con jarrones, pisos brillantes y palmeras?
No se muy bien cual es mi precio. A los quince compre Gracias por el Fuego, la novela de Benedetti: el padre del protagonista suicida, el empresario Budiño, afirma que todos tenemos un precio: Lo lei a los 15 y lo recuerdo, indudablemente por algo será.
Me miro en el espejo, me odio un poco, me tiño las canas, hago algun chiste, miro el celular mas por aburrimiento que por inquietud. Y al mes vuelvo
Gran dibujo el que a continuación he pegado. Encontrale vos la relaciòn. Me da paja explicarte porque soy una sirena arrasada por lobos.

4 comentarios:

  1. Escribes bien, Besos, transmites emoción, enhorabuena.
    Que tengas buena semana.

    ResponderEliminar
  2. ¿y Simbad el marino no te salva?
    Gritales, "¡ juíiira perros de mierda!", sino, se asustan y se van al carajo.

    ResponderEliminar
  3. gracias Amapola, Gracias Alejandro!.

    ResponderEliminar
  4. claro que escribís bien... uno "ve" a todos esos personajes... a mi me gusta mirar esas revistas, sin comprarlas claro y ver Rial y todos los chimentos... y bue... será que no soy profesional.... ah si, por lo menos peluquero! ja....

    dejá de lamentarte y hacé más... vamos carajo mierda!!!!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...