viernes, 28 de septiembre de 2012

demasiado ego







¿Has encontrado la solución a la adivinanza? 
-preguntó el Sombrerero, dirigiéndose de nuevo a Alicia.


No. Me doy por vencida. ¿Cuál es la solución?

No tengo la menor idea -dijo el Sombrerero.

Ni yo –dijo la Liebre de Marzo.
Excusas para el te
-esperè tanto verte-
Es tan tarde, tan tarde
Demasiado ego en tu equipaje
y ya no tengo excusas
No hay sitio para mi en la mesa
no hay vino
y estoy cansada de esta merienda de locos
a la que asistí sin tenerte.


 Gracias Lewis Carroll.





1 comentario:

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...