lunes, 24 de septiembre de 2012

la vuelta al hogar

  Arrabal.

Ya noche y por la avenida
el colectivo se aleja de la estación del tren
y el arrabal se me carga encima de la espalda
con crudeza de  tango.


Voy dejando a mis espaldas
cada negocio cerrado
acompañado del recuerdo
de los dependientes muertos

y  asi me va engullendo el asfalto conurbano
y para no marearme de Tiempo
me agarro con fuerza de las  casas que conozco
cada una con su nombre y su historieta

Al bajar, el colectivo me escupe a la quietud de mi calle
En el cielo la  luna arrabalera
alumbra mas que los faroles
y camino las dos cuadras
pensando en el arrabal
ropa colgada en terrazas
mujeres que no trabajaron afuera nunca
Intuyo a los vecinos mirando television
detrás de las persianas y las rejas
comiendo  milanesas fritas
y hablando del colesterol que no baja
y se me hace presente
el tramado de un olvidado hule con frutera

Mi suburbio es tan antiguo como un tango viejo
y camalonea presuntuosamente
para que yo piense que ha cambiado

Pero las  veredas saben mi nombre y mi estirpe
y cobijan mis pasos a la vuelta del día
ya de noche

Imposible perderse en este laberinto
del cual soy la bestia hambrienta
que no tiene ni tendrá paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...