viernes, 29 de julio de 2011

de que la va escribir.

No lo se. Se que no se trata de armar un truquito con palabras, una frase ingeniosa. Escribir a veces resulta una magia de veinte guitas tan inutil para el ser, como el agua para el escabio.
Tampoco se trata unicamente de pelar memoria, tiempo habitado por las pequeñas momias del ayer nomas, que podes llegar a mirar con indiferencia o, vaya uno a saber, tal vez, en el mejor de los casos, con respeto.
Yo escribo, y a veces me mareo pensando en que soy una escritora. y despues me tranquiliza saber que tengo un blog, como la mayoria de los que me leen. Algo domestico, un blog.
Antes supe ser una gran escritora de mails.
En la epoca que estuvo el Congreso de la Lengua en Rosario (ese tan famoso donde Fontanarrosa disertó  sobre las malas palabras) habia parafraseado para en un mail a mis amigos el texto de las Instrucciones para regalar un reloj, el mejor Cortazar, el del libro de los Cronopios.
Al dia siguiente (todavia compraba Clarín) alguien (alguien importante) habia tomado la misma idea, exactamente la misma que yo habia desarrollado, cambiar en el texto relojes por celulares.
Es que el relato de Cortazar era perfecto para ello, estaba cantado, casi lo necesitaba, lo pedia a gritos.

Hay personas que por una cuestion generacional no han leido a Cortazar. Para ellos les copio ese viejo mail, que remeda el texto del julio, porque me gusta tanto.

Preambulo a las instrucciones para el regalo de un celular

Piensa en esto: cuando te regalan un celular te regalan un pequeño infierno, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No te dan solamente un celular: que los cumplas muy felices y esperamos que te guste, porque es de ultima generación con acceso a redes sociales y camara de 40 megapixeles, blutut;  no te regalan solamente ese menudo picapedrero que te adicIonaras a tu cintura y pasearas contigo. Te regalan -y no lo saben, lo terrible es que no lo saben- te regalan un nuevo pedazo fragil y precario de ti  mismo, algo que es tuyo pero no es tu cuerpo, algo que hay que atar a tu cuerpo con una correa como un bracito desesperado colgandose del cinturon. Te regalan la necesidad de controlar la bateria todos los dias, la obligacion de que tenga bateria para que siendo un celular, te regalan la obsesion de atender la hora exacta en los carteles titilantes, en los noticieros de la television, de fijarte si tenes credito a cada espera de una llamada, de ver si alguien colgo un twitt que te implique,  Te regalan el miedo de perderlo, de que te lo roben, de que se te caiga al inodoro cuando vas a piyar, de que deje de funcionar por alguna razon, de que su tecnologia se vuelva obsoleta : Te regalan su marca y su modelo y la seguridad   de que es un modelo mejor que los otros, te regalan la tendencia a comparar tu celular con los demas celulares.
 No te regalan un celular, tu eres el regalado, a ti te ofrecen para el cumpleaños del celular


Instruccciones para iniciar el funcionamiento del celular
Alla al fondo está la muerte, pero no tenga miedo: Sujete el celular con una mano , ponga su dedito en la tecla de iniciar, apretela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los arboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de si mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan
¿que mas quiere, que mas quiere? Guardelo pronto en su puño, sienta su musica latir en  libertad, imitelo anhelante. El miedo herrumba los chips, cada que cosa que puedo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del celular gangrenando la fria sangre de su memoria. 
Y alla en el fondo esta la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa


gracias julio.!!!

4 comentarios:

  1. Yo escribo desde que tengo uso de razón. Poesias pelotudas, historias, relatos, supuestos de novelas, guiones, memorias, recuerdos, dolores, descripciones, sensaciones, fracasos,imaginaciones, sueños,alguna victoria inesperada, cartas, mails, tarjetas, discursos. Me siento impulsado a hacerlo. Eso vino conmigo....junto a la mirada exigente sobre mi y los demas. Me deja quedarme con:
    "Y alla en el fondo esta la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa"

    ResponderEliminar
  2. Yo escribí siempre. Primero en mi cabeza, luego en cuadernos, más tarde cartas. Después en un antigüo editor de textos e imprimía.

    ResponderEliminar
  3. Excelente aggiornar las palabras de DON JULIO al uso y abuso de los celulares!!!!

    P.D.:Pero ojo al parche que el agua es al escabio lo que un matafuegos a la llama,no se sabe si logrará remediar definitivamente el posible caos aunque es segurola que lo apaciguará... :)

    BESOS ETÍLICOS :P

    ResponderEliminar
  4. La única contra del celular es que no puedo escribir en lenguaje celular, pongo hasta los tildes, eso sí, es un mp3 perfecto para escuchar la música que nadie soporta, lo enchufe en el estéreo del auto (con ese casette adaptador que tiene mil años) y escucho esas cosas que solo a mi me gustan, ah, a veces lo uso de teléfono.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...