domingo, 22 de mayo de 2011

blogs personales,

En un texto impensado para estas lides, un texto sobre Oscar Masotta, maestro de psicoanalistas, introductor de Lacan en la Argentina,  intelectual de los setenta, muerto joven en un exilio no politico-se de primera mano que queria ir a estudiar aleman en la tierra natal, me lo conto Rinti Dangelo que fue su discipula y mi primer maestra de psicoanalisis, nada se de ella, tanto tiempo- Masotta que se quedo en España y les llevo la peste del psicoanalisis y todo lo demas )
Traigo para el coleto de la reflexion sobre  la escritura en blogs personales, que como el mio, no tienen ni la finalidad de la difusion de topico alguno, ni siquiera la fama, o la moneda, ni otra militancia que el amor a la palabra escrita, la ilusion de comunicar, de ser (mal)entendida..
Transcribo  (es un prologo de Alejandro Ruidejo para una reedicionde Masotta, supongo que Roberto Arlt, yo mismo, maravilloso libro)


Michel Leiris, otro francés, le había indicado a Masotta que “para defenderse de la gratuidad del acto de escribir había que escribir sobre temas que lo pusieran a uno en situación de peligro, que lo descolocaran ante los demás”. Una forma de hacerlo es escribir sobre uno mismo. Para desnudarse o para confesarse. Pero quien se confiesa se confiesa de algo, y para hacerlo, es preciso un juicio retrospectivo, y negativo, sobre ese algo. Confesarse, así, es convertirse de alguna manera en un pasatista, y en un moralista. ¿Será éste mi caso? Y por otra parte, es difícil sortear el peligro de la falta de peligro.” ¿Cómo confesar sin convertirse en un moralista? ¿Cómo traicionar sin renunciar a la crítica de las sujeciones? Los griegos tenían una palabra para designar la situación en que la confesión de una verdad se hacía poniendo en peligro la propia vida, la llamaban “parresía”.
Creo que nuestro presente nos enfrenta al desafío de producir los saberes que nos permitan una resubjetivación frente a los juegos de verdad en que se juegan nuestras vidas. En ello hay una apuesta de la libertad, pero también de la inteligencia. Releer a Masotta es un buen modo de comenzar la instrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...