SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


martes, 17 de mayo de 2011

andamos de poetas, como otros se van de vinos o de putas.

En la epoca en que yo era muy chica escuche de Trilce. Recuerdo que quien fue. Fue Carlos Marcucci, un humorista de entonces. Decía exactamente esto. "cuando dolor puede tener el humor trocado en poesia leyendo Trilce". A mi esa frase me habló: juntaba dolor y humor ¿como la poesia juntaba esas cosas? En esa epoca habia terminado la secundaria, sería por el 74 y me había puesto a estudiar, ridiculamente, para Secretaria Ejecutiva, ud. me viera, en el Instituto Argentino de Secretarias en la calle Florida. Florida y Viamonte, un petit hotel, todas chicas que hablaban con la papa en la boca. Aprendi algunas cosas buenas ahi, por ej a redactar cartas comerciales con soltura y por mi paso por ese lugar tan loco soy psicologa. Daba clases de relaciones laborales una mina que era psicologa y yo dije quiero eso para mi. Una tarde, volviendo en tren, compre Trilce. No entendia nada. Y volvia a leer. Como si fuera sanscrito. No tuve nunca nadie que me dijera "tenes que entender esto", y vuelta con la barca al rio, a leer Trilce. Despues, mucho, supe quien era su autor, supe de Paris, y nunca me abandono Trilce. Cuando tuve que hacer mi libro elegí como epígrafe un verso suelto que no quiere decir nada.
Hoy estoy feliz, volvi a dar la mamadera a un niño de mi sangre, a mi nieta. Primera tarde de cuidado de la niña. Yo y ella, cadena generacional ahi solas, frente a frente. Digo, puta, como ha pasado el tiempo,¿como puede ser que recuerde esos versos del 74, el comentario de Marcucci, todo eso?
He encontrado a una niña
en la calle, y me ha abrazado.
Equis, disertada, quien la halló y la halle,
no la va a recordar.

Esta niña es mi prima. Hoy, al tocarle
el talle, mis manos han entrado en su edad
como en par de mal revocados sepulcros.
Y por la misma desolación marchóse,
delta al sol tenebloso,
trina entre los dos.

«Me he casado»,
me dice. Cuando lo que hicimos de niños
en casa de la tía difunta.
Se ha casado.
Se ha casado.

Tardes años latitudinales,
qué verdaderas ganas nos ha dado
de jugar a los toros, a las yuntas,
pero todo de engaños, de candor, como fue.

1 comentario:

  1. "A los escritores nos piden que caminemos, que hagamos ejercicio. A los atletas y deportistas nadie les exige que lean" (José Saramago).

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...