domingo, 19 de septiembre de 2010

tesa me ayuda a creer que escribo.


Artemito y la princesa: creo que ese es el primer libro largo que leí. Uno de la clasica colección Robin Hood, tapas amarillas. Era una genealogia de una familia de dragones.
A los once decia -para que mi familia gustara de ridiculizarme- que me queria ir a morir de hambre a París. No sabía quien era Vallejo, Cesar. Pero queria ir a París porque intuìa que era el lugar donde me podria convertir en una escritora. A los 13 leia a Kafka y mis amigas me regalaron mi primer Cortazar, Bestiario. Y quería ser escritora , despues me olvidé.
Tessa tiene un blog o dos (como la sirena) y me publica (sin que yo se lo pida) las cosas que escribo, del otro lado del rio. Ella es periodista y le gusta lo que escribo. Y entonces me digo, epa, soy una escritora. Y cuando leo lo que escribí en el blog de Tessa es como si no lo hubiera escrito yo. ¿no es raro? Hace solo un par de años que me acordé que quería escribir, y ya es tarde para ser una escritora, pero por ahí no, quien sabe que.
Es tan rara la vida, pase treinta años de mi vida adulta pensando que era una impostora, que en cualquier momento se iban a dar cuenta, que me iban a retirar mi titulo universitario y que alguien afirmaría: perdoneme señora, fue un error no le corresponde nada de lo que tiene, ni familia, ni trabajo, ni titulo ni honores.
Y ahora pienso que en realidad era una impostora. Yo no era lo que decia. Era, secretamente, una escritora.
El blog de Tessa y en el blog del mal de amores
y allí una cosita muy sencillita de la sirena.

3 comentarios:

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...