martes, 5 de junio de 2018

heterosexuales

mientras que un grupo de mujeres de todas las edades y condiciones sociales se cuestionan el patriarcado el resto de las mujeres (millones) siguen mas o menos cómodas, mas o menos jodidas con las cuestiones de siempre.
Son como "la avanzada" y luego en cascada, esos saberes se van colando en el imaginario social, y ya cualquiera (cualquiera) sabe lo que es el "ni una menos" aunque nunca haya escuchado hablar de sororidad, ni de heternormativo.
Algunas cosas que dicen me parecen pelotudeces. El lenguaje inclusivo por ej. Decir "farmaceutique" en vez de farmaceutico (masculino) o farmaceutica (femenino) no me gusta.
Otras cosas que no me gustan es el meter a todos los hombres en la bolsa de la sospecha. Una referente feminista que debe tener mi edad (o tal vez mas) dijo esto en Infobae.
Marta Dillon: “La pareja heterosexual es un factor de riesgo para la vida de las mujeres”A tres años de la primera marcha del Ni Una Menos, la periodista y fundadora del colectivo habla sobre el feminismo, el patriarcado, el machismo y terribles cifras de femicidios. "La principal causa de muerte en mujeres menores de 44 años es la violencia doméstica, entonces entendemos que casarse es un riesgo"







Con el mismo criterio como la mayoria de las personas se mueren en el baño, yo podría decir que ir a cagar es un riesgo.  Tambien, mi amigo Humberto me ha contado que existe todo un colectivo de mujeres que solo quiere contratar para trabajos necesarios (remis, plomeria, albañileria, esas cosas) a otras mujeres. Por que los hombres son violadores, peligrosos, acosadores.
Me la secan tanto, tanto.
Hace un par de día discutí (no es la palabra) con una chica que tengo entendido no queria tener hijos diciendo que TODAS LAS MUJERES QUE TENIAN HIJOS, se arrepentían de no haber tomado la decisión de no tenerlos. A ver, parece que fue una decisión a tontas y a locas, no entiendo.
Yo te digo que la mayoría de las madres de mierda que conozco (y conozco muchas) ni en pedo se arrepintieron de tener hijos: al contrario , tenían alguien para manipular y joder.

Asi que a veces voy a contramano de las discusiones de mi tiempo, con mi pañuelo verde colgado en la mochila y bancando a los varones, cosa que no está de moda. Definitivamente heterosexual, aunque ya se sabe que las viejas somos como los angeles.



4 comentarios:

  1. Palabras muy acertadas.
    Me parece que remplazar un prejuicio por otro, no elimina los prejuicios. Sólo los cambia.
    También me parece un error ese maltrato del idioma, por gente que no se toma el trabajo de entender sus reglas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Concuerdo en mucho con vos, Nilda. Centrarse en si la pareja es o no heterosexual contiene, a mi juicio un error de base: considerar que la violencia de género es una cuestión de género o de orientación sexual, cuando es, básicamente, una cuestión de poder: es el uso perverso del poder que se ejerce sobre el otro. No nos matan porque tenemos un par de cromosomas XY sino porque somos (o nos creen, o nos creemos) más débiles. Igual que el maltrato, la violación y otros crímenes contra niños: son más débiles y eso azuza a quienes quieren detentar un poder criminal sobre el otro (que sean niñas o niños… No hace diferencia).

    ¿No existen casos de abusos violentos en parejas homosexuales? Supongo que sí: es cuestión de poder y no de orientación sexual.

    No es el casarse con un hombre lo que nos pone en riesgo: es casarse con un hombre jodido. El riesgo está no en el matrimonio sino en que no nos valoremos como tenemos que valorarnos y caigamos en las trampas tradicionales del tipo de “me pega porque me quiere”. Por lo menos en la gran mayoría de los casos.

    Ah, si de verdad se pretende un lenguaje inclusivo, entonces hay que utilizar “farmacéuticx”, para abarcar todos los géneros y no solamente femenino y masculino (y los que quedan afuera del tradicional “o/a” la pasan mucho, muchísimo peor que nosotras, las féminas tradicionales, y necesitan una visibilización y una protección muchísimo mayor) . La extensión de esta reforma literaria sospecho que nos llevaría a una suerte de nueva Torre de Babel, incomunicados no por usar distintas lenguas sino por estar impedidos de aunque sea farfullar la única que hablamos.

    Abrazos,
    Esther

    ResponderEliminar
  3. Las tijeretas atacan de nuevo en su lucha por los privilegios, aprovechando circunstancias propicias que dicen combatir.
    Y a ver si salimos de la aberración del "género", las cosas tienen género, los humanos no. Pero se insiste, y en vez de combatir la violencia se condena a la hoguera a los que algo habrán hecho o están por hacer.

    ResponderEliminar
  4. las mujeres fuimos historicamente oprimidas...hablamos la lengua del malon

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...