lunes, 1 de enero de 2018

yo, como Homero

todos podemos acceder a lo enigmatico y maravilloso del existir (de pedo). Todos podemos levantar la vista al cielo y sentir que se es un pedacito de algo infintimente grande que no se termina de entender.

6 comentarios:

Daniel dijo...

Felicidades Nilda. Y aquí estamos, existiendo...

f dijo...

si dudas...
o con muchas!

f dijo...

digo "sin"

Frodo dijo...

Qué flash! Justo ayer habilité la pelopincho en la terraza y a la noche me quedé mirando el cielo.
Tremenda luna la de ayer. Y me sorprendió la cantidad de aviones "volviendo" a Ezeiza y otros (supongo) encarando hacia Aeroparque

A seguir sorprendiéndose y bancársela acá, arrojados al vacío en esta roca.

Beso!

nilda dijo...

Mis comentadores, te agradezco señor, son todos todos flasheros como la dueña del blog.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Suelo mirar al cielo, para dispersar mis pensamientos.
Saludos.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo