viernes, 26 de enero de 2018

historias del tren

Esta mañana tratando de hacer un tramite, que no resultó, que no me tomaron, fui a la Plata, por segundo día consecutivo.
Los trenes son muy nuevos, muy con aire acondicionado.
La miseria de las gentes hace que vendan cosas: chipas, chicles beldent sin azucar, empanadas de 10 $ cada una, caramelos. Tambien piden, a secas: tullidos, niños que cantan, y tambien locas.
Me tocó una loca muy sacada. No tenia dientes, edad incalculable, (podía tener 30 o 40  o aún 50) flaca tirando a desnutrida y muy sucia. Pedia una moneda, pero no con el cansancio del que pide, cansado de pedir, ella pedía como gritandote. Y llevaba las monedas en una bolsita de M y M.
No le dí pelota: solo tenía la sube y 40 pesos y mis cuatro tarjetas de crédito: con eso tire todo el día me compre una coca con el efectivo y un regalo de cumpleaños a mi amiga y mi almuerzo con la tarjeta de crédito.
La loca de ida pedía monedas, pero la loca de vuelta gritaba "ojalá se mueran todos sus hijos": Yo pensé que se refería a los hijos de quienes no le habíamos dado dinero: Lo repetía y era medio insoportable, nadie quiere que las profesias se hagan realidad.
Pero siguio: ella, decía, ella, la gitana (aqui me di cuenta que tal vez los hijos eran los de la gitana) me quizo robar, y yo le pegue unos cuantos cuchillazos en la panza y la maté y ahora me sigue.

La loca alucinaba que la perseguía una gitana a la que había matado a cuchillazos.
yo no estoy segura que esa historia no sea verdad.



1 comentario:

  1. El tren fantasma de las ferias yanquis, como el del libro de King que me prestaste y que tengo que devolverte, no tiene nada que envidiarle al Roca, al Mitre (ramal José León Suárez), los Belgrano, el San Martín o el Sarmiento

    Beso!

    PD: tullido, qué palabra utilizaste.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...