sábado, 6 de enero de 2018

un poema que me menta como directora de escuela

 Directora de Escuela
Pensé  muchas veces
si habrá sido en balde
dieciséis  años de ser la directora de la escuela
 ir, cada noche
aún sabiendo que no me daba el psique du rol
Me tocó en suerte, para llenar la mesa
en la tómbola de la vida
y al final terminé siendo eso,
a despecho de mis muchas y variadas convicciones
Ser directora fue
convivir con una bacteria invasiva
que no te mata, ni te hace florecer.
Seré docente para siempre:
 ¿Acaso no me jubilé de eso?
¿Habré dejado algo?
Más vale (me consuelo)
cómo no dejar despojos de si
cómo irse sin dejar la sangre
cómo irse sin haber permanecido.
Qué se dice de mi cuando alguien me nombra
¡He firmado tantos papeles
 con el sello que perdí siete veces!
Me inventé una manera de organizar el caos
 a la manera de una diosa pancha.
¿Era yo esa? ¿Qué de mi estaba ahí?
Y en cada juntada de egresados, yo volveré,
la memoria de la gorda que hacía no se qué cosa
disciplinando horarios, siendo la reina madre
Imposible  imaginarme en la mirada de miles de pupilas ajenas
Transito invisible en relatos de otros
 como si caminara por una atracción de kermese
con una capa de mago.

Quién habrá sido  esa que fui
Mil seiscientos certificados de secundaria.
Mil seiscientas casas tienen un papel amarillo, importante
valorado, con una firma que dice mi nombre

Me sume una vaga sensación borgeana
sobre lo fútil de la existencia.  .

 Uds. saben que yo fui directora de escuela, verdad? Es un trabajo insalubre para una escritora de poemas, incluso para una psicologa freudiana.
No te digo para una aprendiz de la filosofia, que gusta un poco de lo epicureo, es decir de pasarla bien, como ética de la vida


pasarla mal no garpa.
igual nos vamos a morir.
hagamos algo: pasemosla bien a despecho del capitalismo, con nada, con lo puesto. Las cosas grandes de la vida son gratarola.
Los viajes, en cambio, se pagan en 18 cuotas sin interes.

Deseenme suerte porque partir es morir un poco y si yo caigo sobre los andes, soy boleta y me van a carnear primero.


3 comentarios:

  1. Pasala bien! Voy a meterle a las modificaciones que con acierto mencionaste.
    Tengame paciencia que ya va salir, completito.

    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Merkén y pebre!! el primero nos lo heredaron los Mapuches y el pebre ni idea. Muy típicos aquí, en todo Chile, sobre todo el pebre.
    Lamento no haber podido dar más recomendaciones pero confio tendrás una gran experiencia! Ojalá haya luego fotitos o bitácora de lo que viviste!
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...