martes, 19 de octubre de 2010

Es un pasillo largo, con una puerta de laton desvencijada.Si pasás por ahi, no te podés perder. Es un barrio de todas casas bajas,  y justo al lado, hay un taller abandonado, con los vidrios rotos y un paraiso en la vereda. Dice en el paredon Patria o Muerte. Y la calle es empedrada.
Donde vive ella, en el pasillo del que te hablé balconean 7 puertas, y todavia hay malvones, quien lo pudiera creer, macetones con malvones que se fueron en vicio, es decir con ramas retorcidas como sarmientos y unas flores insignificantes, Los macetones son blancos, con patas, y alguna vez estuvieron pintados tambien de rojo.
El pasillo largo tiene las baldosas rotas. En un departamento interno, (ni la luz del fondo, ni la de la vereda, ensanguchado entre otros dos, y con un patio que de tan minimo solo sirve para colgar corpiños chorreantes y la ropa berreta de la sirena) vive ella.
Por la vereda de enfrente, pasa el Rengo. On and on. Fuma particulares 30, y lleva un saco de cuero marron que supo de mejores tiempos. Un libro en la mano, sus putos cuadernos, pasa, mira el pasillo, pasa.
El rengo pasa por la vereda de la sirena. y deja un reguero de colillas de particulares 30, que arroja con desprecio hacia el colchon de adoquines traidos del sur de la patria. El no sabe que para mi sus colillas son como migajas de pan que trazan un surco para un lugar que no me se.
Es que el Rengo pasa muchas veces, y no sabe golpear la puerta del departamento cuatro, aunque seguro que querrìa. No sabe como.Le falta la tecnologia, tiene el corazon cerrado, cree que no la quiere,no sabe que hace alli.No piensa.(se puede ser feliz sin pensar es una linea de Casa Tomada que la Sirena repite como un mantra, mientras se arropa entre dos frazadas, muy sola, en el fondo del utero del departamento cuatro)
Un tipo que fuma particulares 30, con saco de cuero marron no sabe. Pasan perros olisqueando. Alguien saca una bolsita de basura en nylon de supermercado. Una radio suena cumbia.
este es un relato demasiado triste. Entonces yo salgo de aca y recojo todas las colillas de particulares treinta del empedrado y las guardo. No me da asco el olor, para nada. Para algo serviran me digo, mientras tomo mi nescafe y me preparo para otro dia de laburo.

2 comentarios:

  1. Me encantaba el olor de esos Particulares. Solía fumarlos en la época de la secundaria. Algunos compañeros me decían que parecía pasto quemado.

    ResponderEliminar
  2. Ni con toda la tecnología que tenga guardada el mundo entero en reserva alcanza para abrir un cuore cuando este decidiò cerrar sus puertas…

    P.D.:Aclaraciòn al margen,cerrar el cuore por determinación propia,me parece que carece de retorno,si en cambio se cierra por ignorancia,creo que un atisbo de esperanza todavía queda… ;)

    BESOS Y SALVAVIDAS

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...