sábado, 9 de octubre de 2010

beautiful boy

matamos dos pájaros de un tiro. Publicamos la canción que Lennon le hizo a su pequeño hijo y le agradecemos a Curiyú que nos haya pedido la descripción del Rengo,lo que podrá, eventualmente, funcionar de advertencia para que las mujeres puedan cuidarse de caer bajo sus encantos.
Es que pasa que el tipo viene y se pone a cantar y las mujeres solas (somos legión)empezamos a licuar aguas por los orificios: por ej. a llorar.
En el caso de la sirena, ella llora vodka y él lo sabe y como es malo acude a cantarle con una latita de paté vacia y recoge (en vez de recogerla a ella)sus aguas. Mirenlo: con su patita de palo a la vista, para conmoverla le canta canciones, y en la que esta posteada aca abajo se habla de un niño muy pequeño al que se lleva a dormir, y la sirena llora vodka y el rengo se lleva la lata de pate llena para sorber con la lengua aplanada y rotunda. La sirena llora porque no puede tener hijos y lo anhela (no sabrìan donde llevarla, si al mundo marino o la maternidad Sardà) lo cual es bastante triste, por cierto.
En cuanto a ud. Curiyú, acabo de advertir que es una enorme serpiente del rio barroso.Y que tambien tiene un niño pequeño, un beatiful boy. Tengo miedo que le haga mal a esta sirena del río, a la que nadie quiere bien a excepción, por solidaridad de gènero, de las buenas mujeres que estan a un pequeño paso de convertirse, con solo una mirada de el bienamado, en chicas pescado,dejando de lado toda racionalidad.
A ellas, una conseja: huyan, mujeres, los amores perros no garpan.

1 comentario:

  1. No me haga mala propaganda entre vuestras sirenas. Yo soy un caballero, y si tengo que atarme a mástil y taparme los oídos con cera para no caer bajo sus encantos, lo haré...

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...