martes, 31 de agosto de 2010

que suerte, ya me estaba preocupando. Me volvio el alma

al cuerpo.
Tuve el alma desaparecida y entonces plaf. de repente llego y me quede tranquila.

De los comentarios del post anterior, de la histeria y su busqueda sale la necesidad de postear (quiza nuevamente, que se yo) esta cancion de silvina garre. Pablo Libre me dijo que cuando la vio en la fiesta del bicentenario no podia apartar sus ojos de los guantes de cuero que usaba, pero no escuchaba su voz. Para mi, bellisima voz, y bella cancion que hace honor a la histeria femenina, de la cual no reniego y trato de mantener a raya, para no sufrir al pedo.
Palmas azules para mi, lo que yo llamo amor.

3 comentarios:

  1. Lástima que no puedo ver ni escuchar a Nilda, digo, Silvina Garré. Pero en todo caso, la histeria es una cosa muy preciosa, que es muy probable que los argentinos hayamos deformado, como casi todo lo que tocamos.
    El otro día una chica de Venezuela me preguntaba, a qué le llamamos histeria nosotros, porque se dice que las "argentinas" son unas histéricas. Sólo me quedó contestarle que ha de ser porque a los hombres se les ocurre que es así debe ser.
    Y se sabe que acá, los hombres tienen la última palabra...no?

    ResponderEliminar
  2. Pocas veces digo esto
    así que lo escupo sin más:

    ¡cómo disfruto entrar y navegar
    entre estas sirenas bañadas inmaculadas
    en el vodka hermoso saliva suave!
    ¡cómo disfruto cómo
    se arriman los buenos sabores!

    Rio

    ResponderEliminar
  3. Faltó aclarar:

    Janis mi voz de flor
    mi voz con espinas
    mi única voz
    Janis despiértame lo nublado
    del amargo día
    de esta lluvia tan falta
    de vos...

    Joplin
    mi voz femenina prefiera no sé
    lo tiro como anzuelito.


    Rio

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...