Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

lunes, 4 de abril de 2011

me atravesaba un río, me atravesaba un río.

Estas palabras estan escritas en el muro que está a metros del Paraná.
Tienen estricta justicia. Busque el poema del poeta del río, el hombre de los juegos de palabra, el viejito que murío de joven con cien años, año mas, año menos. Juanele Juan L. Ortiz.
Si yo fuera una sirena, estoy seguro que seria una sirena de río.



      
        Fui al río...  Juan L. Ortiz
 




Fui al río, y lo sentía
cerca de mí, enfrente de mí.
Las ramas tenían voces
que no llegaban hasta mí.
La corriente decía
cosas que no entendía.
Me angustiaba casi.
Quería comprenderlo,
sentir qué decía el cielo vago y pálido en él
con sus primeras sílabas alargadas,
pero no podía.

Regresaba
-¿Era yo el que regresaba?-
en la angustia vaga
de sentirme solo entre las cosas últimas y secretas.
De pronto sentí el río en mí,
corría en mí
con sus orillas trémulas de señas,
con sus hondos reflejos apenas estrellados.
Corría el río en mí con sus ramajes.
Era yo un río en el anochecer,
y suspiraban en mí los árboles,
y el sendero y las hierbas se apagaban en mí.
Me atravesaba un río, me atravesaba un río!

1 comentario:

  1. Con mucha razón Saer lo amaba, e intentó, me parece a mi, con mucha sutileza reproducir el lenguaje poético de Ortíz en la novela.
    Sobre todo, revelar esos hombre/río como Ortíz.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...