sábado, 2 de febrero de 2019

despues de la tormenta

ya está mi compañero en casa, post accidente cerebro vascular.
Está bastante bien, y no quiero acá dar un parte de guerra, solo dígo que los daños son minimos y tal vez haya cosas dificiles de ponderar. Habla distinto, como si estuviera borracho o la voz empastada, pero lo que dice tiene sentido, y para mi alcanza.

Estaba pensando en las pérdidas, los duelos, en cosas que como un ala negra te emponzoñan el alma, y como vos misma te volves tabú, enegrecida como si fueras la portadora del mal, contagiosa de la tristeza, y en tanto , resistida y evitada.
No es que alguien me haya evitado: me preguntan por mi marido gente del barrio de la que ni se el nombre, ni siquiera saludo.
Pero es como que tengo un halo de negrura, de negatividad, que creo que el otro capta y que no tengo ganas de disimular
El tiempo acomoda las cosas, dicen, el tiempo es un gran hacedor ¿acaso no talla la piedra?

5 comentarios:

José A. García dijo...

Lo difícil es aprender a darle tiempo al tiempo, porque tampoco se lo puede apurar.

Mucha fuerza para ambos.

Saludos,

J.

vodka dijo...

GRACIAS, JOSE

Nocturno dijo...

Como cantaba Freddie Mercury en sus días finales, "the show must go on" y tú tienes herramientas que muchos no tenemos -por tu profesión- para lidiar con lo duro de la vida.
A seguir escribiendo que te leemos.
(Blogger se "separó" de Google+ así que de nuevo puedo comentar como siempre.
Un abrazo y mucha fuerza!

vodka dijo...

no puedo escribir nada. Que lastima.

Frodo dijo...

Fuerza Nilda, que Cronos nos de un poco de tregua
abrazo grande!! Que todo mejore

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo