me hice un blog para archivar mis poemas, Estoy empezando. La idea es armarlos con etiquetas para algun dia hacer un libro que tenga alguna coherencia. Les paso el link, aunque todavía está en construcción poemasdeminagrande.blogspot.com

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


miércoles, 7 de septiembre de 2016

la ficción, el relato, la construcción de la imagen de si, la historización de lo subjetivo y la revista billiken.

Les voy a contar una historia medio inquietante
Uno escribe, ¿verdad? De alguna manera uno "es" aquello que escribe, aunque se trate de ficciones apocalípticas en un mundo regenteado por robots sin cabeza. 
No obstante hay un enorme hiato entre lo que se escribe y lo que se es.Un nexo y un abismo.
Cuando se cuenta la vida se elige al azar diez o cien sucesos que intentan unificar esas miles de situaciones contradictorias que ocurren con tanta velocidad que narrar un dia, llevaría un dia y narrar una vida, otra.
Siempre se trata de ficciones, porque las vidas son inabarcables pero ademas lo que llamamos ficciones en si mismas(mis poemas, mis cuentos, este blog mismo) son como metáforas de metáforas de metáforas de las cosas que pensamos.
Me causa risa que mi nuera afirme que le gustan las películas "de la vida real": Tal cosa no existe, algo contado ya está barrado de muerte por lo ficcional.
Todo es relato, en cierto sentido, para el hombre que  habla.
Lo maravilloso de escribir es que uno puede abrir infinitas ventanas y salir por ellas y correr por pasillos por los que ni siquiera puede asomarse en la vida: ser cruel, ser canalla, ser bello, enamorarse cada mañana, morirse y contarlo. Alguna vez transcribí esa frase luminosa de Kafka: "Los escritores salimos de la fila de los asesinos" Podemos hacer cualquier cosa, aún las que nunca haríamos.
Yo es otro, dijo Rimbaud y estoy totalmente de acuerdo.
Yo, la domestica ama de casa, la laburante, la mujer casada y de familia hace décadas soy la que escribe poemas sobre Amberes, sobre el Chaco, sobre amores perdidos, sobre encuentros furtivos que nunca tuve ni tendre, sobre estar perdida en la selva, sobre suicidarme. Yo no soy esa, yo soy otra.
Resultado de imagen para yo soy otro rimbaud
No hay otra moral en mis relatos y en mis poemas que las del yo que relata, . O si, hay una moral subsidiaria, la del que salta de la fila de los asesinos. No la de las buenas intenciones, no la mia propia. No escribo desde lo políticamente correcto. Si no, escribiría en el billiken

Ayer recibí una carta: Como nadie nunca me va a publicar, mando relatos a concursos Una quiere ser leída, tiene esa vanidad pelotuda. . En esta ocasión había mandado un relato de este blog, el único relato verdaderamente erótico desde las intenciones y desde el lenguaje, que había sido escrito con los parámetros del genero, a una revista que publica erotismo: para que nos entendamos, gift pornos, esas cosas Una revista de mujeres. La editora me dice que el cuento le gustó pero

Pero que.
Pero que le tendría que dar una vuelta porque toca el tema del acoso . En el cuento una mujer es apoyada en el colectivo y le gusta. Mi cuento sería conflictivo, para un tema tan urticante.

A ver. he escrito un cuento (otro) donde una mujer ve que una nenita de preescolar se va a ahogar y se retira en vez de ayudarla, he escrito un cuento donde un linyera ve un crimen, donde alguien deja de garpe a sus amigos, incluso donde un tipo mata al hermano.

Si una revista porno escrita por mujeres quiere atenerse a parámetros del billiken de las feministas, es que yo no entiendo nada. Al principio pensé en modificarlo para que sea publicado. Pero no. Las cosas como son. Una literatura políticamente correcta arrasa (como un tornado) con todas las bibliotecas.

Dejemne saltar de la fila de los asesinos y tener amores perros en la ficción. Para lo otro, la vida.

 

15 comentarios:

  1. Me gusta eso de los robots, me llama la curiosidad. Y tiene mucho sentido lo que planteas. Tengo la idea de que la realidad es algo extraño, de la que sólo se ve una parte. Contar una historia supone el recorte de esa parte que se ve, una interpretación. Así que el realismo es algo relativo. O supone imaginar cual sería una parte más de la realidad que no se ve. Y veces puede ser un pretexto para hablar de la realidad conocida. Como lo ha hecho H.G. Wells en La máquina del tiempo, con el tema de las desigualdades.
    Es interesante plantear que el escritor es un asesino. Shakespere jugó a serlo con Halmlet y Machbeth. Contar una ficción implica desafiar lo politicamente correcto, porque la ficción necesita de conflictos.
    Muy bien por no aceptar el cambiar tu cuento a cambio de su publicación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "No obstante hay un enorme hiato entre lo que se escribe y lo que se es.Un nexo y un abismo." Me encanta esa analogía. Me recuerda a una parte de Rayuela cuando se habla de la "figura" y la "imagen", sus diferencias en sí. Por un lado, la figura contiene todos los símbolos y signos con que el narrador intenta captar con fórmulas, fabricaciones, situaciones cocinadas. Hay un enlace en todo lo que escribimos, una especie de núcleo que contiene tantas informaciones como ninguna en particular. Ahí es cuando lo descriptivo, la imagen, el músculo de lo que se ve entra en el juego hermoso de las prestaciones, los regalos de los colores y los perfumes, de las cosas por las cosas en sí en todos los relatos posibles que tiene dentro un relato en particular. Creo que ahí está el abismo: en si lo que decimos es porque somos o lo decimos porque lo vemos y así intentamos dejar un vínculo aparente entre lo que queremos decir (mucho o poco, pero nunca es un total), y lo que el mundo (el resto, los otros, el otro, el ajeno) es o deja percibir de sí mismo.

    No sé, entiendo a la escritura como ese sexo perfecto entre lo que se deja ver y lo que yo o mis muchos yo pueden interpretar, y lo que el mismo narrador es y percibe. A veces nuestro narrador es lo que nosotros no queremos ser, aquello de lo que queremos desmadrarnos con una violencia rígida. Otras veces, aquél ente cuentista invita a sus múltiples personalidades. O puede ser la mirada sobre los otros, la neutralidad intachable que no deja ningún rastro de barro al entrar al living.

    No sé y no sé, por eso cuento. Porque no sabemos muchas cosas.

    Abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  3. no se, y por eso cuento.
    gracias Rio,
    y demiurgo, ud. que por ser un creador es demiurgo bien entendío. Tendremos que escribir un relato sobre un mundo apocaliptico gobernado por robots sin cabeza, ud o yo. jajajjaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe hacerse, sin falta. Ese relato va a brotar solito como los yuyos.

      !Salutes!

      Eliminar
    2. lo invito a hacerlo ud. Yo después le escribo flor de epígrafe

      Eliminar
  4. Ahh, son mundiales, en el campo nudista quieren biombos.

    ResponderEliminar
  5. yo repudio el abuso, la dominación patriarcal y la violencia sobre las mujeres. Pero no se pueden escribir buenas historias con el manual de la buena feminista. porque no se me ocurre ni siquiera que lenguaje usar para eso. El levante es de por si un arremeter sobre el otro, antes de saber la respuesta que se va a encontrar. Apres coup las cosas pueden ser violentas aunque no haya la intencion de violentar. Un piropo puede ser para mi la clave para sentirme mejor, para otra es un avasallamiento, o para mi misma, en un dia malo.
    no milito el feminismo, aunque si quiero una vida mejor para las mujeres. Y para los hombres.

    ResponderEliminar
  6. Nilda, suelo leerte y tus historias me refrescan de tanto tránsito por la bloguería política. Los concursos (yo también solía enviar material hace mucho tiempo) son, de por sí, instancias muy artificiales. Desde los tópicos de partida (me tienen podrida con requerir "historias de amor o superación") hasta esas caprichosas mini-extensiones que exigen hoy día. Pero es cierto que, como primer cuidado, uno evalúa ante qué clase de organizadores se encuentra (qué onda ideológica o institucional tienen) y en base a ello concurre o no. Pero aún con esos cuidados, no existen garantías: una convocatoria que parece piola puede terminar en manos de jurados de evaluación esquizofrénicos. El caso que describís es un delirio pero va a tono con la época declamativa y el menjunje respecto de qué se entiende por conflictos de género (¿cuándo un relato es de género? ¿cuándo es una humorada que lo trasciende? ¿cuándo no aborda la temática del poder de uno sobre otro sino que se ancla en el juego por el juego mismo?). Quien te evalúa, debería tomarse el respetuoso tiempo de leer a conciencia, para no incurrir en error sobre a qué tradición estás honrando con ese relato. Pero son días de visión plana, muy rígida y la temática de las atracciones es mucho más ambigua que las declaraciones de principios que traficamos unos y otros. La ficción, para colmo, se fuerza a revolver todavía más los presupuestos compartidos y a tratar la zona difícil de los límites. Años atrás, una autora argentina de cuentos eróticos (soy injusta porque no recuerdo su nombre - suelen quedarme en memoria contenidos más que autores -) publicó sin problemas en una revista de tirada semanal un cuento de tenor parecido al que describís (en un colectivo a la protagonista la apoyan, consiente y concreta durante el trayecto una relación super gratificante; la gracia del relato estaba en profusión de detalles y el título giraba en torno del color de la tanga que ella llevaba puesta -al menos, eso, sí lo recuerdo -). Y nadie la censuró ni remotamente. En fin son tiempos de "Síndrome Cordera" y como bien decís, moralinas Billiken. Nadie quiere quedar pegado si un lector delirante o partisano asistente a conferencia libre, decide sumarse a la onda delatoria que cunde llevándose a todo y todos puestos con un videíto indignado o un twit a lo Savonarola. Mis saludos cordialísimos (acá debería decirte la frase remanida "sigue participando" ... en los concursos...pero, realmente, no te lo aconsejo si la cultura está entrando en el período Santo Oficio). Claudia.

    ResponderEliminar
  7. Gracias,pitch,amiga sirena. Yo misma tengo un blog político donde hablo de otras cosas: elnosoyloquedeberia.wordpress.com .
    Se ve, cuando abrí este, posterior, que se me ocurrió que "no podía hablar de estas cosas"en el otro. La autocensura me funciona suoeryoica/mente full full.
    A veces me olvido que las minas repiolas militantes feministas tienen puntos ciegos y las envidio en su convicción absoluta. Luego me doy cuenta que estoy marcada por la castración y que ese absoluto es un albur. Soy una mina grande. En este caso no era un concurso: yo pregunté si podía mandar el cuento. Ver una revista erótica virtual feminista me daba impulso para eso.
    Igual está muy bien, aprendí a nivel homeopático y sin dolor que en algunos entornos mejor no hablar de ciertas cosas. Si querés leer el cuento, esta acá en el sirenas como Todo tiene su parte buena y su parte mala
    Es una taradez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la aclaración de que no fue un concurso, Sirena. Te cuento que sigo buscando tu cuento (hoy llegué hasta enero 2014 - una obsesiva compulsiva la Pitch, te digo -). Pero frené porque me quedé bizca...¿o porque me pasé de largo?.En fin, seguiré buscando "Todo tiene su parte buena y su parte mala" (si es que no me tirás un cabo con el año de posteo o un GPS acuático - recordá que si vos sos sirena, yo califico en la familia ammonite, algo más arcaica, digitalmente hablando). Saludos.

      Eliminar
  8. no quería hacerme la pornografa ante atentos lectores que entraron a leer un post sobre "la construcción de la ficción" pero tampoco la misteriosa. el link en cuestión es http://sirenasahogadasenvodka.blogspot.com.ar/2010/03/2da-entrada-de-cuentos-eroticos.html
    Espero sus comentarios ammonite (cosa que ahora mismo voy a guglear) ....ah, una concha, nunca mejor sincronizado que con mi cuento!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, sí, leí por fin tu cuento (no dudes de que voy por más, de hecho, ahora me pongo a leer el apocalíptico)! Y me encantó, te aclaro. Impecable. Muy buenas las secuencias, el remate final y, por sobre todo, el registro (además, buena postal de las criaturas urbanas y conurbanas; ya vi por viejos post que experimentaste laboralmente esas proximidades urgentes).
      La verdad es que no sé por qué te lo objetaron ni qué clase de modificaciones le imaginaron en la revista (pedido de modificaciones que está llamado a ser material de otro cuento, te aviso). Tal vez, les inquietó que abordes con inconveniente naturalidad ese repertorio de contradicciones desganadas que parten desde lo cultural correcto. ¡Pero si es que todos llevamos un jaguar dentro! ADemás, no estás haciendo apología de un acosador sino que liberaste en la selva allende el 56, dos tiernas fieras hasta entonces presas (porque me enternecieron ambas, te digo). Mis saludos con clap clap (el ammonite está considerando seriamente inspeccionar esa línea de colectivos... confiado en el dicho de que la realidad supera a la ficción).

      Eliminar
  9. Leí tu cuento y creo que las objeciones al contenido, se debe a que no lo entendieron.De haberlo entendido, habrían captado que hay una especie de revancha. Que hay una decisión de la mujer, que no favorece al acosador. Bien escrito. De haberlo entendido, lo habrían publicado. Sospecho que hay gente que no saber leer en profundidad, que no sabe entender lo que lee. Y por eso llega a conclusiones equivocadas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. No tenía, por mi parte, intenciones moralizantes, quiero decir "no queria dejar una enseñanza", no me preocupé por eso. Es simplemente una porqueria porno. jajajjaj

    ResponderEliminar
  11. Increíble que te hayan contestado eso. ¡Una contradicción total! Era preferible que te dijeran que no estaba "bueno" y listo.
    Mandáselo a Billiken que quizás esos pervertidos la publican jajaja

    PD: me gustó el apartado acerca de tu nuera ¡Aplausos para ella!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...