me hice un blog para archivar mis poemas, Estoy empezando. La idea es armarlos con etiquetas para algun dia hacer un libro que tenga alguna coherencia. Les paso el link, aunque todavía está en construcción poemasdeminagrande.blogspot.com

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


viernes, 29 de enero de 2016

Retiro Constitucion , tratando de escribir un cuento. Salio esto.

Es enero. Subo en Diagonal Norte, sin empujar, sin haberme cuidado de esos apretones y forcejeos donde cuando te das cuenta, ya te hicieron el celular, la billeteria y el dni,
Ellas, las cuatro, ya estaban.
Tenían mochilas y las piernas insoportablemente largas bronceadas. Solo les faltaba un cartel luminoso que dijera bajamos del micro de Pinamar en Retiro y vamos a Adrogué.
Llevaban encima  esa edad dulce entre que terminas la secundaria y tenes cargas de familia y sus nombres sonaban (me sonaban) a caricatura de revista de quinceañeras "Belu" "Daiu" "Guille" "Manu".

Estaban frente a frente y hasta habían puesto las mochilas y algun bolso en lugares donde los trabajadores los hubieran revoleado buscando sentarse, de no ser tiempo de vacaciones.

Al nene yo lo había visto otras veces, sin verlo, Con una que yo supuse su hermana, pero tal vez ni siquiera eso. Otra nena de la calle. Las chicas crecen y desaparecen de los subtes y agarran la calle.
Si no te volves cruel, cuando empezas a entender la vida, te debe dar verguenza pedir. Ojala que no, ojala que sea natural, que encima no te tenga que dar verguenza tu vida, porque es en todo caso una verguenza ajena.

El nene empieza a repetir como un vendedor ambulante, su discurso armado vaya a saber por quien y deformado hasta el absoluto. Tiene la voz chillona y fuerte, demasiado fuerte para el subte semivacio, y para enero. Y dice "señoras y señores, les pido disculpas por el sonido de la musica, pero les voy a entonar una cancion para llevar a mi casa las moneditas que uds. me van a dar, si les gusta mi canción, para que mi madre y mis hermanitos puedan comer".

Ellas lo miran como alguien que se ha interpuesto entre Pinamar y Adrogue, Belu agarra su mochila con fuerza como si el pibito se la fuera a sacar: Y tal vez lo haga y Belu se quede sin los short y las mallas y el I pad 6 y el paquete de galletitas oreo que estan en el bolsillo de afuera, junto con los Carilina.
Daiu se pone a estudiar el celular haciendo de cuenta que esta en la estratosfera, y que de ese aparato depende su vida misma.  Guille y Manu cuentan las estaciones que faltan y hablan entre ellas, pero la canción del nene produce un ruido insoportable. Canta una bachata,  muy mal. Quisiera ser un pez para poner mi nariz en tu pecera.

La señora que viene de limpiar casas, los operarios que se subieron en Retiro y que cuando lleguen a Beraza ya estaran tan cansados como yo, los pibes de anteojos de marco grueso, y barbita que quiere ser de intelectual y remera de grupo yanqui, los oficinistas sin pretenciones, las mujeres de cincuenta que quieren aparentar cuarenta y no lo consiguen todos quisieramos hacer desaparecer al nene que canta, pero para ellas es un bofetazo.

Le tienen miedo

Me gusta un poco que le teman. . Si viene todos los dias. Lo hubieran cagado a palos si robara, es facil de ubicar. Tiene una herida importante en el brazo derecho, esta medio pelado, como si fuera a la moda pero no. Aparenta 8 años pero seguro tiene 11 y canta quisiera ser un pez.

En San Juan termina la canción y pasa por cada uno pidiendo con la mano.
Nadie le da.
En Constitución todos nos preparamos para bajar y el se acuesta en el asiento. Belu se corre y en el apuro de bajar, de no ser tocada, se olvida la mochila.
Yo podria avisarle.
El nene me mira y agarra una oreo.
Las veo caminar juntas, riendose, contandose cosas, seguro con ganas de llegar a casa, y salir de esta mugre que es Constitucion donde te topas con destruidos por el paco, y miserables de toda laya. Lo horrible se te pega como hongos.
El nene se queda en el subte, quietito con su mochila nueva.
Voy a ver si me apuro así agarro el tren de Randazzo, el que es rapido, porque tiene aire acondicionado.





4 comentarios:

  1. Odio la realidad...yo hubiera elegido la pastillita roja...

    ResponderEliminar
  2. Por que no me das una mano con el cuento vicky. Lo puedo mejorar con ayuda

    ResponderEliminar
  3. Te salió un cuento Nilda. Un cuento vibrante. Gracias

    ResponderEliminar
  4. La vida en Buenos Aires, un pequeño retazo... Deberías seguir observando así y sacando mas cuentos... Besos...

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...