miércoles, 13 de enero de 2016

arruinar las metaforas, explicandolas.

Cuando era chica no existian las computadoras y no creo que tantos libros infantiles, Entonces uno leia libros con letras, y algun dibujo no del todo colorido.
La mitad de las palabras no las entendías, y tal vez ahora tampoco las entiendo, porque muchos eran anacronismos. Ponele, leias en los 60 libros escritos en el siglo 19, por ej. Jane Eyre o Cumbres Borrascosas que nadie diría que eran libros para niños, pero como estaban en la colección Robin Hood, supongo que adaptados, los leías igual

El tema es que cuando sos chica no conoces muchas alusiones a cosas que se dicen, y ni hablar de las metaforas. No importa, he dicho, uno lee igual
Mucho se habla de la pobreza de lenguaje de estos tiempos. El sabado, en el taller de poesía, hablaba de la conveniencia o no de poner la palabra esparadrapo en un poema mio. La verdad es que jamas escuche usar esa palabra en una conversación, pero es la que usaban en mis lecturas de infancia (esas traducciones espantosas) para hablar de las vendas o las gasas (quien lo sabe) que iban arriba de una herida, que absorbían la sangre.  No quería usar esa palabra para hacerme la lista, ni para demostrar erudición. Era por la musicalidad.
El poema se podría reducir en esta idea . Vos, gato, viniste y me lastimaste, yo sabia que eso iba a pasar y no le di bola y ahora me miro y estoy hecha percha y se me da por escribir versos.


la pericia de balística.

Esparadrapos empapados en tu ausencia
como un chocolate espeso
pastoso, oloroso a fierro,
que oculto
entre bambalinas y tramoyas

Escondo esos trapos
como hacen los púberes
con sus pañuelos de papel enguascados
entre hojas de carpeta
marcadas con bic azul

La mía es sangre de palabras
Bien hubieras usado balas;
donde vos entraste se me hizo una herida

Yo me vi venir su trayectoria, 
sabia que ibas a causar desgarros varios
aunque me hiciera la inocente

Me miro extasiada mis propios agujeros
Hay uno de forma estrellada
por donde si metes el ojo, se ve mi pasado
y se explica tu presencia

No se si al final  encontrara el orificio de salida
La bala viaja por mi cuerpo en reposo
haciendo estragos..

3 comentarios:

  1. El lenguaje no es pobre, lo que sí lo es es el uso que se hace del mismo. Existen las palabras, pero es más fácil ignorarlas o directamente no utlizarlas que nadie se percatará de nada, nunca.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  2. lo llevé al taller de Osvaldo Bozzi al poema, y le hice un pequeño toque, eliminando algo, aqui y allá, unos zurcidos.
    hay que perder las correcciones, como quien tira la yerba del mate que ya tomó.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...