domingo, 23 de marzo de 2014

sirena golpeando las puertas del cielo.



Podría asegurarte, Señor
que promediará la  tarde
pero habrá penumbras
cuando me encuentres golpeando las puertas del cielo
con mi botella de vodka en la mano
sin saber bien que decir
para ser salva ante vos.
Te miraré de abajo
Alto Señor
un poco turbada
por ir con lo que hay
Ya no podré  echarme atrás
cuando me encuentres golpeando las puertas del cielo
Entregada a lo que venga
avanzaré como una guerrera para conquistar tu gracia
será cosa de fluir, nomas
¿acaso no dicen que el Paraíso
es simplemente dejar que las cosas pasen
y luego descansar en la Gloria y a tu vera?
Es que he nadado mucho para llegar hasta ahì
una vida, te diría, y no exagero.
No me pidas demasiadas cuentas
Espero que recibas a este cuerpo desnudo
-asi nacemos, asi acabaremos-.
en  tu abrazo
Amen, ¿vendrá del verbo amar?
y cuando me veas golpear las puertas del cielo
pondremos manos a la obra
si todo se resume en honrar eso
de amarnos los unos a los otros
como dicen que dijo el buen Jesús.
Así será.

(podria llamar a este coso (poema) La hora de los bifes. tal vez)

3 comentarios:

  1. qué buen tema, me encanta la letra!, gracias Nilda !

    ResponderEliminar
  2. pero Nanda! no es la letra del tema de Bob Dylan que versionan tantos! Es un poema mio, una de esas porquerias que escribo yo!!!
    El original de este tema es de Dylan, pero para mi la mejor version es la de Guns and Roses, pero hay muchas, una de Randy Crawford muy fratachera, la toca Clapton, que se yo.¿tendre que poner cuando algo lo escribi yo? ¿acaso no me conoce el estilo aun? jajajaj.

    ResponderEliminar
  3. sí Nilda, sé que no corresponde al tema ! pero es una buena idea, golpear las puertas del cielo
    con una botella de vodka en la mano!, el poema está bueno y me parece bien que lo firmes...

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...