SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


sábado, 15 de marzo de 2014

De mi otro blog, donde cuento que hacemos pelotudeces por marearnos con la belleza del mar y mento a Tuñon, todo en el mismo poema

Ícaro ante templo de Agrigento.jpg¿Por que persisten los mitos?: porque cuentan cosas que siguen siendo verdad. Versionan los grandes temas, los de siempre.
El viejo de Icaro estaba encerrado en la isla de Minos, ya le había enseñado a Ariadna como rajarse del Laberinto (el hilo, saben, que marcaba la vuelta) y se le ocurre un nuevo recurso, unas alitas: él y su hijo se irían volando, con precisas instrucciones.
Icaro por orgullo pero supongo que por ganas de probar el gusto de la vida, no le da bola a los consejos de su sabio padre,  y se cuelga las alas pero no termina el viaje. Se marea con la belleza del mar, el regusto a sal que sube del agua o lo brillante del sol. Vaya uno a saber.
Somos Icaro, somos caperucita, comemos manzanas envenenadas que nos dan las brujas, somos los que no seguimos las precisas instrucciones, nos perdemos en el camino por no seguir las baldosas amarillas, se nos queman las alas Y ya somos grandes, hermanito, no aprendemos.
Y escribi este poema, con epigrafe de Tuñon, (lo aclaro, porque me dijeron, que lindo es el poema de Tuñon!!!) (lo cual no deja de ponerme feliz)



Ansias de libertad


y en la puerta cancel yo dibujé una tarde


Raul Gonzalez Tuñon.


Alas de papel de barrilete


amarillo sol, alambre retorcido


un ángel, una mariposa, algo que vuele


escapar de la chatura y livianito


subió al techo del galpón del fondo


esesueñoesailusiònesedelirio


se lanzó palomita, techo abajo


poca distancia para romperse la crisma


apenas la rodilla ensangrentada


los mocos de llorar a solas la verguenza


el pelo pegado, la ropa sucia


es que Icaro fracasará


a cada rato, sorbiendo la rabia que sigue a la injuria que sigue a la esperanza


fracasarà es ley


lo dicen todos


fracasará


modestamente


no hay puertas donde vive el minotauro -que es la muerte o el olvido.


no tiene otro destino que tragarse el mar, el polvo del patio, lo que fuere


perder, de eso hablo


de perdedores


del destino de los de espíritu volador


y alitas de mentira.


Nilda Allegri, 2013

2 comentarios:

  1. sí, ya somos grandes pero qué suerte que en algunas cosas no aprendemos...a quién no le gustaría volar, volver a enamorarse o delirar un poquito...

    qué buenos los poemas de Tuñon!

    ResponderEliminar
  2. Nanda, ¡este poema es mio!.¿te referis al epigrafe? Adoro a Tuñon.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...