miércoles, 8 de mayo de 2013

furibunda

Furibunda sirena
en la orilla
 espadas sus brazos
-astas de molino-
bate la mar
Imbecil gesto de playa
repetido hasta quedar exausta

Despues de un rato
pasa un chico 
en la edad de los experimentos
de entrar a casas embrujadas
de meter la nariz
y encontrar zombies
y la toca con una rama
 La sirena se deja estar
 quiere ser empujada como una mojarra muerta
 arrollada por las olas
 aguas adentro

El pibe insiste
entonces la sirena junta los pedazos
de si misma
y brama un grito de animal herido
que solo los perros y algunos otros humanos
escuchan

furibunda sirena
empieza de nuevo









1 comentario:

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...