lunes, 28 de noviembre de 2011

Dialectica de lo porno en la escritura.

No me interesa para este breve texto la diferencia entre lo erotico y el porno, hagamos caso omiso de eso, solo quiero compartir cuatro renglones sobre que pasa discurso escrito del porno contrapuesto con el discurso del amor, en tanto lectora del genero
Lejos de ser una especialista he leido a Sade, algunas cosas de la coleccion La sonrisa Vertical y navegando en  en el twitter pispeado cosas tales como Las Pornografas, para hablar de aqui y ahora.
No he leido mas, porque el genero me resulta insoportable. Empiezo esperanzada y termino enojada por por ej. no haber elegido una antologia de cuentos norteamericanos en vez de esas porquerias.

El tema me convoca en tanto creo en Freud, creo (no es aleatorio el verbo) que tiene razon en aquello sobre lo que se erige lo humano es la falta de saber sobre la sexualidad y la muerte.

Pero la lectura del genero en general me hace pensar  una y otra vez que la sexualidad cuando se escribe queda monotona, aburrida, repetitiva y que no es dialectizable por escrito. Destila pulsion de muerte, y por sobre todas las cosas suena infantil.

Suena infantil porque no hay nada mas infantil que las pulsiones parciales. Lo oral, lo anal, lo falico desmembrados, son la sexualidad infantil.

Quiero decir que aunque le pongo ganas,  no me convence la literatura de esta estofa. Y pienso (es mi hipotesis, no tengo otra) que en definitiva lo sexual no es escribible.
Lo sexual es para hacer, no para escribir

Y cuando se escribe es "otra cosa". Y siempre aburre a la segunda pagina. Lo sexual puro, lo mas crudo, lo mas cruel siempre parece escrito por subnormales, por escritores que nos toman de idiotas, por niños de jardin con diccionarios de sinonimos estupidos. Uno espera que mejore el estilo pero no. Le pido al texto una credibilidad o una luz que no aporta, termino siempre decepcionada como con una pelicula de bajo presupuesto en una playa en invierno, hecha por estudiantes de cine que quieren parecer listos. .


En cambio el amor es escribible. Es cantable. Soporta el discurso escrito, que lo mejora y lo empodera. Me duele una mujer en todo el cuerpo, por ej. Cualquier bolero. El amor se exalta, se morfa las palabras, las necesita, estas lo recubren y lo hacen lucir como estrella.
Si un papanatas se enamora de verdad y sabe cuatro palabras, puede hacer un gran poema. A el amor le van las palabras
  Cuando el amor se escribe es. Destella. (por supuesto si esta bien escrito)

no le echen la culpa a freud, son cosas mias. No me den bola

3 comentarios:

  1. Marías dice por ahí, precisamente, que es dificílisimo escribir erótico sin caer en lo vulgar o en lo reiterativo. Estoy de acuerdo. Pero hay ciertas cosas que me ponen. Hasta el derechos Vargas Choza me ha puesto con sus "sugerentes" textos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta y mucho la literatura erótica,será por eso que cuando inauguré mi blogo sostuve brevemente la ilusión de poder iluminarme y escribir de modo erótico,no es fácil y por eso será que hie agua... :/

    P.D.:La pulsión de muerte también me atrae,tal vez por esa manera muy francesa de catalogar al orgasmo como la la petite mort...

    BESOS Y ESPASMOS ;)

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno del texto erótico es cuando dispara la imaginación y ya te olvidás de lo que estás leyendo, porque le prestás mas atención a tu mente.

    Me parece que depende más del lector.

    Saludos

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...