Marguerite Duras.

El deseo es una actividad latente y en eso se parece a la escritura: se desea como se escribe, siempre."

*Marguerite Duras, entrevista en Le Nouvel Observateur, 14 de noviembre de 1986.-

sábado, 19 de noviembre de 2016

consejos para minas grandes.

Este año |cumplí sesenta años y no te voy a decir que no me preocupa la edad, la decadencia física, y no tener modelos que seguir: las mujeres de la generación de mi madre, no son referentes en esto de como es la femineidad y la vida en la vejez. Ellas estaban programadas para la casa y el marido y a las de mi generación eso les queda chico, aunque lo incluyan.
Envejecer no es como te lo contaron. Pero te tenés que ocupar. Tenes que pensar que queres,  lo que te ofrecen es lo que los demás piensan que es bueno para vos,realmente es bastante pobre. Que sabe una joven de lo que nos gusta a nosotras, las minas grandes. Yo por ej.escribo poemas, una tara como cualquier otra, tengo tw y blog, En mi cabecera de tw dice esto:

Si no te morís, vivís. Y este es tu tiempo. Valen verga lo que opinan otra cosa

Tengo un monton de amigas de mi edad, y son muy distintas unas de otras: algunas ya tiraron la toalla, otras empezamos cosas nuevas, Todas son muy graciosas, son minas que saben reirse de si mismas.
Tomá riesgos, equivocarse no es mas grave que no hacer nada. Si no te gestionas tus propios proyectos, tus propios deseos, si no te preguntas que carajo queres, lo mas probable es que termines haciendo gym en un lugar en el que te anotó tu hija, y dejando que otro te maneje el home banking.
Envejecer no es como te contaron porque no te agarra ninguna tranquilidad. Sos la misma de siempre, si no eras tranquila antes, menos ahora. Te duele algo siempre, eso si . Pero no te pones sabia, ni inteligente, ni nada. Tampoco mas amorosa. Tampoco te volves pelotuda, aunque te traten como una pelotuda. 
Pero la probabilidad de la muerte o te pone mas deseante, y te das cuenta que no podes tirar la vida para mas adelante, o te deprime para el carajo. Y la depresión no es una buena compañera. Asi que uno puede optar por seguir equivocándose y arreglandola.
Te sigue gustando el sexo, si te gustaba antes: Si antes no te interesaba, ahora la menopausia te da la excusa perfecta para cerrar "la casita."(?) Lo bueno es que si no te interesaba,  te podes dedicar a lo que te gusta, la jardinería, el crochet, o el juego de cartas, sin que la sociedad te lo reclame. Mi amiga Silvina me dijo algo perfecto: hay mujeres a las que les gusta hacerlo y a otras no. ¿si nunca te interesó, te va a empezar a interesar ahora? Imposible.
Si te gustaba antes, tenes que sacarte de la cabeza que sos vieja para la sexualidad: deja que lo piensen y tengan el tupé de decirlo gente joven que todavïa nunca estuvo aquï: y DESENTENDETE Son giladas.
 Trata de hacer la tuya Si tenes pareja, muy bien, y si no rebuscatela. Que el que busca, encuentra como. Solo o acompañado, pero siempre es mejor acompañado. No es bueno que la mujer esté sola, lo dice la Biblia, palabra mas, palabra menos:
Eso si, bancarse boludos es insano, y la salud hay que cuidarla. Sería lindo solo estar rodeada de gente que te caiga bien, o por lo menos, la mayor parte del tiempo. 
Se generosa, porque eso aliviana la vida. Uno no necesita demasiado, así que compartir lo que se tiene, debería ser mas fácil.Yo me curo en salud y trato de no ser mezquina, porque vieja y avara sería demasiado en una sola persona. 

No hagas demasiado esfuerzo por cumplir con lo que se espera de vos. De ultima que piensen que estas fallada. Y pensá mucho que esperas vos de vos. Ya criaste hijos, ya fuiste todo lo straight que se necesitó para llevar una familia adelante, Ahora que? Ahora lo que te parezca, desde cuidar nietos a teñirte el pelo de blue steel.
Estaría bueno que puedas dejar a alguno con la boca abierta cuando te dice a los treinta o cuarenta o veinte que algo no es para vos...Pero yo diría mejor no gastar pólvora en chimangos.
Si tenes sesenta y aunque como yo no estés en estado, brilla para vos misma. que si brillas, tu luz alumbrará a otros Me gusta la palabra alumbrar porque también se refiere a parir, cosas nuevas que salgan de tu alma.
Siempre hay que tener un alma que se anime, porque como decía Spinetta "después de todo tu eres, la única muralla, si no te saltas nunca darás un solo paso" y eso es tan cierto a los trece como a los setenta.
Espero ser una especie de caminante. Y reirme en el camino..
y por favor, nada de sentirte culpable o deudora :  vamos haciendo camino para las mujeres que vienen atrás. 
Por supuesto cuidate la salud, la alimentación y la actividad física, pero acá ya te estoy saraceando. A ese capitulo no llegué. El cáncer puede esperar, y el acv viene sin invitación. 
Los que nacieron para vivir, viven. Los que nacieron para morir, mueren. 
Resultado de imagen para coger con una de sesentapuf, yo solo quería poner unas lineas de introducción a este reportaje del diario El País, de España a la escritora Rosa Montero, y me desmadré.
TODA PROMOCIÓN de un libro es una experiencia trituradora, y muy agradecida por ello, dicho sea de paso, porque si no lo fuera (es decir, si nadie quisiera entrevistarte, si nadie se interesara por ti), uno se sentiría infinitamente peor. O sea que gracias de todo corazón. Pero el caso es que ahora estoy metida de cabeza en la promoción de mi última novela, y me está sucediendo algo profundamente desazonador que en realidad no tiene que ver con mi texto, aunque esté desencadenado por él. Veréis, la protagonista de la novela, Soledad, una comisaria de exposiciones de 60 años, comienza el libro rompiendo con un amante y contratando a un gigoló de 32 para dar celos a su ex. Como suele suceder, la cosa se complica y Soledad y el gigoló acaban enredándose. Perdonadme que hable tanto del libro, pero es necesario para poder entender lo que viene después.
Y lo que viene después es que un buen puñado de los periodistas que me han entrevistado, casi todos hombres, pero también alguna mujer, han hecho hincapié en lo raro que resulta que se hable “del sexo en una mujer de 60 años”. Como si las mujeres sesentonas hubiéramos sobrepasado una barrera invisible de autodestrucción erótica, como si a una cierta e indefinida edad (me pregunto cuál sería: ¿a los 53, a los 55, a los 57?) el cuerpo de la mujer hiciera ¡puffff!, una implosión controlada. Se acabó, abajo periscopios, inmersión, ya no existe el sexo para ellas.
Debo decir que a mí todo esto me pilló en la inopia. O sea, algunos periodistas me dijeron en tono laudatorio: “Una cosa muy interesante de tu libro es que te hayas atrevido a tocar el tabú del sexo de las mujeres de 60”, y a mí se me abrieron los ojos como platos. Me quedé patidifusa, porque ni en lo más remoto de mi conciencia se me había pasado la idea de estar rompiendo ningún tabú. Yo tan sólo me había propuesto hablar de la pasión y del deseo, punto. Que mi protagonista haya cumplido los 60 años tiene que ver con su miedo creciente a no llegar a conocer jamás el amor en su vida, porque cada día le queda menos tiempo por delante. Pero no altera de forma sustancial su relación con el sexo.
SE DIRÍA QUE NUESTRA SEXUALIDAD, ES DECIR, NUESTRA VIDA ÍNTIMA Y NUESTRO DESEO, HAN SIDO ESPECIALMENTE IGNORADOS Y OCULTADOS
 Y, sin embargo, ahí estaban todas esas personas indicándome con sus preguntas que mi personaje era una ­anomalía social y sexual, y que, por consiguiente, yo también lo era, puesto que no me había dado cuenta de su rareza. Pero, claro, es que en mi mundo (que es el mundo real) eso es lo habitual. Conozco muchos hombres y mujeres en torno a esa edad, algunos más jóvenes, algunos más viejos, que siguen haciendo el amor todo lo que pueden, que siguen ligando, conquistando, añorando, desesperando, quemándose en las ascuas de la pasión carnal. La verdadera vida es así. Y, si nos paramos a pensarlo un poco, advertimos que se trata de un prejuicio sexista. Por ejemplo, a nadie le extraña que Richard Gere se enamore y lleve una vida sexual muy activa (creo recordar que tiene una novia jovencita) y el hombre ya ha cumplido los 67 años. Pues a las mujeres, ya ven, nos sucede lo mismo.
El machismo hizo que la mujer fuera invisible: no contábamos en la historia, en las artes, en la ciencia, en el gobierno, y todavía hoy nuestro acceso a primera fila no es igualitario. Pero se diría que nuestra sexualidad, es decir, nuestra vida íntima y nuestro deseo, han sido especialmente ignorados y ocultados. Desde siempre los tópicos populares han mantenido una imagen casi asexuada de la mujer, como si fuéramos medio frígidas. Ya saben, son esas señoras a las que supuestamente el sexo gusta poco y que alegan dolores de cabeza para no “cumplir” con sus maridos. Los estudios científicos, empezando por el clásico Masters and Johnson, han derrumbado muchos tópicos. Por ejemplo, hay casi tantas mujeres infieles como hombres. Como también hay un buen número de mujeres mayores que mantienen en algún momento de sus vidas una relación sexual con hombres más jóvenes (y las ha habido siempre, aunque clandestinas: incluso la puritana reina Victoria de Inglaterra tuvo un amante menor que ella, Mr. Brown). Total, que ya va siendo hora de que nos hagamos cargo abiertamente de nuestros cuerpos.

7 comentarios:

  1. Excelente reflexión... Me gusta lo claro que tenes las cosas, la manera en como a llevas, todo...

    Creo incluso que la entrevista estuvo de más esta vez 👌😉

    ResponderEliminar
  2. decis que escribo mejor que ROsa Montero, que tiene columna semanal en el diario? jajajjaj.Queria contar algo que me pasó el otro dia,no en referencia a las minas grandes sino a los escritores: Entre a comprarme un libro en El Aleph, una cadena de librerias, habré estado media hora.Paredes llenas y llenas de libros, algunos de escritores famosos, otros no tanto, titulos atrapantes, titulos insulsos... Todos esos libros,muestra infinitamente pequeña de los libros efectivamente publicados, oceanos de libros...Ahi pensé ¿para que publicar? que cosa tan narcisista tener algo en papel ¿cuantos podrán leer?... me sentí avasallada por un mundo de libros publicados que nadie leerá nunca, Compré mi libro y me sentí satisfecha por mis lectores del blog, me sentí que era un tamaño agradable, un trato justo....No es la soledad del que escribe en una cueva para nadie, ni un libro anonimo en la pila de una mesa de un supermercado o en lo alto de un estante en una pared, con un apellido (el mio) que no le dice nada a nadie... Es un blog, que tiene sus vecinos, que es leído por la gente necesaria, con unas palabras que llegan a destino...mucho mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entendí... Tu libro está a la venta??

      Publicar es lo mejor que nos podría pasar a los blogueros!!! Uno, aunque sea una vez ja...

      Eliminar
  3. Una editorial me ofreció publicarme unos cuentos. El trato era mas que conveniente, pero tenía que vender 60 libros para cubrir los gastos de tal editorial (incluso me ofrecian hacer el libro sin que yo adelantara dinero, solo tenia que vender esos 60 libros.... O adelantar dinero y vender 30. Creo que eso se llama coedición. En otro momento esa plata era posible en mi vida, ahora no. Pero la verdad.... yo ya publique un libro en autoedición y recuerdo que te regalé un ejemplar. Regalé todos los ejemplares y me gustó hacerlo. Tengo en casa un libro con mi nombre, para halagar mi vanidad. (aunque haya pagado con mi sueldo esa vanidad): ¿sabes lo que dice Pesoa? Navegar es preciso, vivir no es preciso.
    Vamos a parafrasear a Pesoa: escribir es preciso, publicar no es preciso.
    ¿vos pensas que yo te podría vender un libro? te lo regalaría... asi que mejor no publico. Demasiados libros publicados. demasiados libros para leer.....

    ResponderEliminar
  4. claro, la confusión es por que dije "compré mi libro". Quise decir, "compre un libro que queria leer" : Era La noche de la usina, de Sacheri, que ganó el premio Alfaguara de novela, ahora, en 2016. Te gustaría leerlo Jose Luis, estoy segura.

    ResponderEliminar
  5. volviendo al tema de las minas grandes y la sexualidad, celebro y acuerdo con tu reflexión, es más, algunas mujeres se sienten más libres y más activas que en su juventud.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...