martes, 22 de noviembre de 2016

Memorias idiotas y crueles de la escuela cuando tenia 14.

El viernes pasado fui al teatro Roma de Avellaneda, hecho para la lírica, a escuchar a Liliana Herrero, en un ciclo promocionado por el Instituto Patria, el de Cristina
Una sola vez había estado ahi, para una fiesta de la escuela, "San Francisco de Asis" en Lanús, mejor dicho, casi Caraza. No me acuerdo casi nada de esa escuela, pero estar en el teatro, me hizo pensar en quien yo era entonces.

Me venían allí como ramalazos versionando en coro musical un poema muy choto a San Francisco de Asis, algo con un lobo... busco en google y era de Rubén Darío, algo sin gracia.. Incluso creo que falte al acto, pero fui al ensayo general.

Y dele que empecé a pensar en quien era yo entonces. No hay fotos, una lastima. Odiaba el uniforme: pollera con tres tablitas y cintura de elastico, larga, que yo me enredaba en la cintura para que fuera mas corta, una camisa blanca y corbata marrón y un bleizer marrón ¿como lucir sexy con eso? ¿a quien le interesa lucir sexy a los 14? A todas... Quien te diga "a esa edad jugaba con muñecas", te esta mintiendo. Yo me lo recuerdo, era como todas, pero tengo memoria. Ni muerta me van a hacer creer que "de ahora", nada, eramos tan guarras como cualquiera, en un mundo sin drogas al alcance y sin celulares. Lo esencial era la misma cosa. Canalla y buenos sentimientos, mixtura al tono de la época. 

Lo mas cruel que hice por entonces,fue ir al cumpleaños de 15 de una de las dos mas altas de la división, con un grupo , sin regalo pero con tarjeta de regalo. Era época de exhibir los regalos, en este caso recuerdo una mesa grande y la tarjeta con nuestro nombre y deseos, la tiramos al azar en la mesa. La crueldad consistia en el ninguneo a la cumpleañera. Íbamos a estar un rato, despues ibamos a otra fiesta. Ese "de paso" es toda la justificación que puedo ofrecer en mi descargo.

En la semana,  la de los 15,me viene con esfuerzo el apellido, despues de mucho pensar,  me encara y dice "uds. no trajeron regalo, dijo mi mamá". Supongo que hay que ser valiente para encarar con ese argumento a una de las malas, yo: Como la chica  no me importaba en absoluto, ni siquiera me tuve la decencia de abochornarme He ahi la clave del bulling, la falta de empatía.

La compañera de banco de la alta era otra paria,que quería ser modelo, porque era muy flaca, y alta pero para mi tenía cara de cadáver, se llamaba Griselda.La cara de El grito de Munch.  Había ido a mi primaria publica del barrio, y era mejor alumna que yo, porque había estado "en la bandera". No creo que lo haya logrado, lo de modelo

Griselda vivía como una vergüenza muy grande el ser hija de madre soltera. Inclusive en esa época, donde todos se casaban, y pocos se divorciaban me parecía un exceso esa vergüenza. Vaya a saber como fue contado, para tener ese efecto.Seguro llevó esa pensamiento envenenado para siempre.

 En esta escuela de minas solas, alfajor jorgito en el recreo, y chistes verdes,  todas eramos aparatos: había una narigona de pelo crespo, muy buena en las cuentas, que se sentaba con una hija de sordomudos que le había enseñado la lengua de señas, y si bien las dos eran parlanchinas, entre ellas hablaban con señas
.En tiempo de amonestaciones yo sufrí la injuria de que me bajaran unas cuantas por leer corin tellado adentro del libro de biología.¡que tiene ahi adentro, Allegri?
 Las dos profesoras de gimnasia me juego un huevo que eran lesbianas. Odiaba la educación fisica, saltar, salticar y hacer deporte. Ya en esa época descubrí que carecía en absoluto de talento para cualquier movimiento coordinado, sea voley, pelota al cesto, baile, o lo que fuera que involucrara al cuerpo. Una idiota corporal era y tal vez soy. Seguro.

No puedo tener la menor idea de como me veían las otras. Recuerdo con que bromeaba con que podía adivinar a quien iban a llamar para el oral: No era brujeria ni adivinación, solo lógica, como Rain Man, pero en chiquito. En ese entonces el oral, era pasar a dar clase al frente, sin segundas lecturas. Cuando fui profesora, mucho despues, ya nadie queria dar clase solo al frente, pero a mi me hizo estar canchera para poder hablar delante de una clase, es un ejercicio. Yo ahora te hablo sin que me de pudor en ningun lado: Hace poco leí en un bar unos cuentos, y medio que te hago un stand up

También tenia clases de religión  (por eso se bastante de la biblia, la he leido) y teníamos un padre de familia de la iglesia como asesor de la parte cristiana de la escuela, algo asi como "educacion de la adolescente" que hablaba de la sexualidad, de una manera muy rara: solo me acuerdo de una frase "sentir no es consentir". La propuesta era que esas hormonas hicieran lo que quisieran, uno no debía darles cabida. No le daba bola claro, bienvenidas las hormonas, que esas tetas sirvan para refregarse contra algo!!!!.

Las niñas privilegiadas venían del primario de monjas de esa escuela, que quedaba enfrente. Yo no era de ellas, pero era bastante popular, porque era bocona, hablaba mucho en las clases, cosa que siguió siendo así en la facultad, en el posgrado, en la maestría, en la vida misma. Todo me interesa, la gente me interesa, será por eso que fui psicóloga.Podría haber sido una decente profesora de Literatura, pero yo queria ser escritora y en la secundaria entendí que no iba por el lado de estudiar letras. . Tarde 40 años mas en escribir mi primer cuento. Pero hacía unas redacciones maravillosas, porque ya era muy lectora y afanaba metaforas a lo loco. Me acuerdo de haberle afanado una metafora estupida  a Cortazar a los 14 años, del cuento Omnibus. Era "los arboles tiran islas de sombra", Incluso podemos coincidir que es una metáfora idiota, pero yo agarraba de mi memoria todo lo que servía. Esperen que la busco en cortazar. Lo peor de esto (y tal vez por eso lo recuerdo) es que la profesora objetó el "tirar islas de sombra " y yo no pude decir, lo leí en Cortazar.

A las dos, cuando la ola de los empleados termina de romper en los umbrales de tanta casa, Villa del Parque se pone desierta y luminosa. Por Tinogasta y Zamudio bajó Clara taconeando distintamente, saboreando un sol de noviembre roto por islas de sombra que le tiraban a su paso los árboles de Agronomía. 


Mis amigas me habían regalado Bestiario a los 13 años ¿no es acaso un regalo raro para una chica de 13 años? Sin embargo, yo leía esas cosas: estoy muy orgullosa de esa pendeja lectora, como me averguenza esa pendeja torpe para el bailar.

La escuela de monjas no tenía celadores, había autodisciplina, las monjas eran profesoras, y la directora, la Hermana Petronila, no me quería, Yo era demasiado habladora, demasiado contestadora y mi novio me venía a buscar a la salida y llamó a mi madre para reprenderla (a mi vieja) por que permitia eso. Mi madre se calentó porque consideraba que una monja no tenía que tener el tupe en indicarle como criar a su hija. Las mujeres de mi familia todas fuimos de tener novio de pendejas. Es la estirpe nuestra. Y ahi deje mi primer escuela secundaria. Cuando me recibí había ido a cuatro, dos religiosos, y uno publico, pero en dos turnos.y dos edificios diferentes..

La hermana Petronila dejó los hábitos mucho despues y tambien me dijeron que era lesbiana. No se si seran cuentos. Yo ni conocía la palabra, y ella no me parecía masculina, solo rompehuevos y hablaba raro, como paraguayo. Tengo una fuerte intuición de que no era una buena persona Yo definitivamente le caía muy mal. 

 Si bien teníamos misa de primeros viernes en esa escuela, en su baño, leiamos con escandalo las Memorias de la Princesa Rusa, en una edición de papel berreta y grueso, cuando aún yo no había tenido. Era un sexo asqueroso el del libro, con animales y dominatrices, no me acuerdo demasiado de eso, pero si del papel del libro, que habría pasado de mano en mano, vaya a saber cuanto tiempo.

En cuanto a mi escolaridad,  buena alumna, en el sentido de que me enganchaba con el saber, me era fácil estudiar, y ademas me gustaba. Me sentaba con una chica muy prolija, pero muy, que se reía de mi desprolijidad, yo era un asco, y me esfuerzo mucho para no serlo aun hoy. Ella, la graciela,  me decía que teníamos que combinar mi cerebro con su prolijidad y nadie nos podría parar. Llegué a ir a su casamiento, unos cuatro o cinco años despues, porque nos teniamos afecto.
 Otra cosa que recuerdo es un examen de historia, en el que no sabía un pomo. y ese dia estaba sentada con una hija de lituanos Handic?, que si bien había nacido en argentina, hablaba de nosotros como "los argentinos" cobijada en su colonia lituana, donde había otros yugoslavos, y gente de europa oriental.  Esta mina, rubia, grandota, una heladera siam, blanca y con pequitas, hermosa a su manera, había desarrollado su examen,y le pido que me lo deje mirar. Con su examen y mi manera de escribir, ella se saca 5 y yo 8. Eso le genera un odio profundo y va a pedirle cuentas a la profesora, que la sacó carpiendo,Allí habrá aprendido que la vida es injusta, y yo, que es fácil ser una hija de puta, usurpando honores que no te has ganado.

Apenas un manojo de memorias de ese tiempo, donde pasé 9 meses diciendo "alabado sea Jesus hermana" cada vez que me cruzaba una monja, crecer es difícil, los catorce son difíciles, ya por ese entonces estaba mi marido, que acompañó tantas mudas de alma., ¿quien sería yo entonces? Se que quería ser famosa, que queria leer todos los libros, Cuando hablan del niño interior (cosa que me parece una chantada) por ahi se trate de esto, de rebuscarse en la que una fue, para ver que de eso te habita y que dejaste caer como una cascara redundante. 


6 comentarios:

  1. ¿Eras guitarrera en los orales? Yo mas de una vez caí con honor en ese acto desesperado de zafar del ancho.

    ResponderEliminar
  2. Yo te guitarreaba en los orales, armando el mandala con pedazos escuchados en el aula mientra leia otra cosa, por ej, la corin tellado, pedazos de lo que habia dicho la profesora, y lo que te soplaban, mas lo que estaba escrito en el pizarron y lo que volaba en el aire. Los primeros dos años no me llevé ninguna materia. Y nunca mas de tres. Estenografia me llevaba y me hacian las tareas de logaritmo. ¿ahora se enseñan logaritmos? no creo.

    ResponderEliminar
  3. estenografía....logaritmos... he perdido cuatro o cinco seguidores hablando de estas cosas del tiempo de ñaupa!! jajajjaj

    ResponderEliminar
  4. En las escuelas técnicas que antes eran ENET, se sigue enseñando logaritmos. Para los cálculos pesados es una herramienta fundamental.

    ResponderEliminar
  5. pero con la "tabla de logaritmos" ¿a calcularlos? no me jodas... en tiempos de maquinas que calculan lo todo, esos calculos a mano son como una antiguedad...
    Ahora me hiciste acordar de los "asientos contables", los balances hechos todo a mano... hasta era de buena práctica tener linda letra para conseguir laburo....

    ResponderEliminar
  6. Y ahora permiten el uso de calculadoras, se enseñan los principios. La tabla de Howell es de museo.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...