miércoles, 3 de octubre de 2018

El goce del otro,contado por la sirena, una negra planera como tantas.

Lacan es muy dificil de entender. Yo lo leí muchos años,guiada como un ciego por un lazarillo, a la sazón mis dos maestras de psicoanálisis.Una Rinty D Angelo, a quien como el personaje de Hombre de la esquina rosada "le hubiera copiado hasta la forma de escupir". La otra, que me agarró madura, ya hecha una mujer y ya psicoanalista (yo) hace décadas, Elena Lacombe,mi analista por diez años.

Tengo los libros y nunca los vuelvo a leer por placer,los leo como un técnico que busca algo muy preciso cuando el trabajo se me enquilomba.  Pero, mas allá de esto, cuando pienso, tengo un sesgo lacaniano indudable porque estudie con lacanianas (Rinty se vanagloriaba de haber sido discipula de Masotta, y hasta se quedó con su perro, cuando Massota se fue a vivir a España )Elena es mágica, la persona mas abstinente y sin embargo córdial que pisó el piso de la práctica psicoanalítica. Elena lee a Lacan en francés y en cierta manera ayudó a que yo me quisiera más que antes de entrar en su decadente medio piso de la av. Córdoba.

Sin embargo, Lacan es indispensable para explicar algunas cosas que van en sentido contrario de cualquier sentido, salvo el psicoanalisis:

Por que se odia tanto "al negro", y ya que estamos puedo hacer el chiste de que no se habla acá del negro de piel, sino del otro que no reconocemos como par en ninguna de sus dimensiones, como si fuera el descarte de lo humano.  Me suele llamar la atención que "del otro lado de la grieta", de los que defienden este modelo neoliberal empobreciendose y a la vez negándo que la verdadera razón de este empobrecimiento sea la matriz neoliberal, supongan que todos los que alentamos un gobierno populista "planero" seamos pobres, desclasados, mugrientos, ignorantes, vagos. No pueden suponer que muchos tenemos créditos académicos para tirar para arriba  (es mi caso), hayamos trabajado de sol a sol y con nuestros salarios hayamos paseado, con gusto por la riviere gauche, mirando el Sena mientras comiamos baguette, cantando una canción de Zas.


No soportan el goce del otro. No soportan que "el negro goce". Para uds. mis queridos lectores, un texto de Daniel Santoro, muy lacaniano, sobre fantasma del goce del otro.

(...) Cuenta José María Castiñeira de Dios que cuando se empezó a construir Ciudad Evita, él era asesor de Evita, y junto a otro compañero entraron en su despacho y vieron una maqueta de un chalecito californiano. Se preocuparon y con una visión muy nacionalista pidieron una reunión con Eva Perón, y cuando estuvieron con ella a través de una serie de disquisiciones estéticas, le plantearon el inconveniente de que, el emblema que iba a ser Ciudad Evita, una revolución en la arquitectura y demás, que la casa típica fuera un chalecito californiano, casa que es el emblema del confort del imperio norteamericano…
Entonces Eva los interrumpió y les dice “la gente va al cine, ve esas casitas… y yo lo que quiero es cumplirle el sueño a la gente”.
Fue un gesto de una gran ingenuidad y al mismo tiempo de gran sensatez. Esta idea que surgió del deseo de Eva Perón después se constituyó en un objeto de identidad propia. Esos chalecitos californianos se convirtieron en el emblema de la casita justicialista. Fue un proceso simbólico, porque, de hecho, el objeto es casi el mismo. Esa traslación es en realidad una reafirmación de identidad.
Esos son los juegos de apropiaciones barrocos.
Francisco Bullrich, representante de estas empresas de monoblock, de construcción premoldeada, era el 47, después de la guerra, encargado de la reconstrucción de los suburbios de muchas ciudades europeas. Era el representante de una gran empresa europea y pidió una reunión con Evita. A esta reunión concurrió Castiñeira, que contó que el planteo que le hizo fue una cuenta muy fácil de entender, absolutamente irrebatible: por la misma plata con que se hacía un chalecito californiano como los que estaban por hacerse en Ciudad Evita, él le podía construir casi 50 unidades premoldeadas de monoblocks.
Sin embargo y contra toda lógica, Evita le preguntó primero cómo se iba a ver estéticamente eso, y Bullrich le contestó con un eufemismo: “como una vivienda obrera”.
“¿Qué quiere decir?”, le preguntó Evita. Y entonces él le dijo que se iban a ver como casas de pobres… Y ella le dijo que quería que “nuestros niños pobres no tengan nada que envidiarles a los hijos de la oligarquía”.
Un lenguaje pesado ¿no? Ese era el pensamiento de Eva Perón. Ella no quería que los pobres parecieran pobres en ningún aspecto de su vida, ni por su vivienda, ni por su comida, ni por su alojamiento.
En los dormitorios de la ciudad estudiantil: el piso es de roble de Eslavonia, las cortinas son de vual suizo… Un gasto impresionante para el confort de los chicos más pobres, de la infancia abandonada. Lo que era antes un orfelinato, ahora tenía ese aspecto. Esto marca… es ahí donde está el núcleo duro del peronismo.
El problema es el fantasma del goce. Últimamente leo mucho a Lacan, que tiene muchos aciertos. Y uno de ellos es el fantasma neurótico del goce. Es un poco la idea de que el goce es siempre el goce del otro. Por ejemplo cuando uno ve a un negro gozando en un lugar espectacular… en un lugar que sería para ricos, queda afectado por el fantasma neurótico del goce.
Este negro está gozando de algo de lo que yo debería gozar. Yo no puedo ser feliz porque este negro es feliz. Este negro debería dejar de ser feliz para que yo pueda empezar a serlo, esto se ve ahora en los cacerolazos, aparece siempre. Es un fantasma que despierta el peronismo. Que es especialista en ubicar a un negro gozando al lado de un blanco que no lo quiere ver gozar.
Por eso Eva Perón pone los hoteles sindicales en el centro de Mar del Plata. Habrá preguntado a sus asesores ¿Dónde van a gozar los blancos? A Mar del Plata señora, le habrán dicho. Bueno… ahí vamos a hacer los hoteles sindicales.
Entonces los blancos se corrieron y empezaron a gozar en otro lado, al norte de Mar del Plata, en Pinamar. Pensando en esa lógica, si viviera ahora Eva Perón le preguntaría a algún asesor: ¿Dónde van a gozar los blancos? Y… a Punta del Este, señora… Iría a hablar con Mujica para hacer los hoteles sindicales ahí. Por eso el peronismo despierta ese odio que no varía, no tiene una evolución en el tiempo porque es un odio muy primario: Lacan lo define como la imposibilidad de gozar si hay un otro al que yo pienso que no le corresponde, gozando.
Es lo que produjeron los chalecitos californianos con pisos de roble de Eslavonia… el fantasma neurótico del goce: una gran angustia. Y cuando uno está afectado por ese fantasma ¿Cómo se desangustia?: pensando que el otro va a terminar de gozar, por eso hablamos de goce, no de disfrute, ni de felicidad.
El goce es una cosa que llega a término. El goce…como el goce sexual ,se acaba… en un momento determinado… hay una promesa de que se va a acabar.
Por eso el peronismo habla de la felicidad del pueblo no del goce del pueblo. Y la felicidad del pueblo… te la regalo porque vas a tener al negro gozando al lado tuyo toda la vida.
No
La clase media ¿cómo se desangustia? Pensando que van a hacer asado con el parquet. Cuando era chico siempre, siempre, en cualquier asado, había alguien que contaba que había visto a alguno en Los Perales, en Jujuy, en cualquier lugar, haciendo asado con el parquet. En la década del setenta nadie podía decir que eso no había pasado, porque se te reían en la cara. Era algo naturalizado. Ahora nadie se anima a decirlo porque, en realidad, era una fantasía creada para desangustiar. Una fantasía necesaria: “Ese negro está en una casa que es para ricos, que es la casa que a mí me corresponde o sea, yo estoy bancando a este negro".
Pero bueno, el negro va a gozar, pero se va a comer su propia casa y se le va a terminar el goce. Eso es lo único que puedo pensar para desangustiarme: que el tipo va a morfar su propia casa y todo va a volver a ser como era: él en un ranchito con el piso de tierra y yo en la casa que me corresponde, porque soy blanco.
Está atravesado por el racismo, por este tipo de fantasmas. A mí me parece que ahí está el sentido del peronismo. El sentido profundo. Por eso es que hay que tener mucho cuidado: El peronismo es un artefacto político que no puede pedir sacrificios. El peronismo está para la felicidad, para el goce.
La pareja de Perón y Eva fue muy funcional. Perón con la planificación, los planes quinquenales, el reemplazo de las importaciones, lo que está intentado ahora Cristina: que permanezca el reparto de la riqueza, que permanezcan estas formas de goce que ofrece el peronismo".
Texto de Daniel Santoro (el bueno)


6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. me resulto enigmatico su comentario, edu. Desarrolle.

      Eliminar
    2. Coloquio de Bonneval. Un montón de próceres del Psicoanálisis intentando poner en palabras qué cosa es el inconciente.
      Cuando le toca a Lacan, éste comienza diciendo: "El Inconciente NO es, por lo menos en el sentido conocido del verbo ser" Aprobé?

      Eliminar
    3. ay Edu, no lo recordaba (si alguna vez lo supe, cosa que está en veremos) igual está muy bien: El inconciente no es .

      Eliminar
    4. No lo se, Edu. De verdad. Para mi la clase media tiene mucha entidad. En ese sentido Es.

      Eliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...