sábado, 24 de febrero de 2018

UN POST VIEJO



Malena está atareada armandole el cumpleaños de siete a Emma. Que al final no se llamo Emma Nilda (nadie pensó de verdad que le iban a poner semejante nombre), pero tal vez por el tenor del post anterior y buscando en realidad el nombre del hotel en el que estuve en Roma en el 2015, me topé con este post de cuando Emma no había nacido:
Es raro tener un blog, una ventana abierta a tu propio pasado, a un instante donde pensaste algo que si no fuera por el blog, estaría definitivamente perdido.





Sirenas ahogadas en vodka: mi nieto futuro no para de crecer.: yo aca haciendome la muñequita brava, y mi hija que me manda todas las semanas el tamaño del bebe que va a venir para llenarme de babas y de...

6 comentarios:

  1. Boletos ganadores olvidados en algún bolsillo, Nilda, no caducan y pasás a buscar el premio cuando quieras.

    ResponderEliminar
  2. me da un poco de miedo esto de solo bucear en el pasado, como si no tuviera futuro.
    No creo, capaz es una sensación. Por las dudas me voy a brasil en 15 dias y empiezo la facultad de nuevo en un mes. No faltará un viaje a Rosario cuando pinte, eh?

    ResponderEliminar
  3. ¿Botellas que arrojamos al mar y que a veces las recibimos nosotros mismos?
    No es demasiado, pero si son arcas que vamos a revolver cada tanto y a veces nos sorprende esa locura que escribió ese otro que fuimos.

    Beso!
    Buen viaje

    ResponderEliminar
  4. La magia de una nueva vida que llega a este mundo, que disfrutes Brasil!

    ResponderEliminar
  5. Faltan 15 noches. Y ya empieza el año verdadero, el del trabajo y el de los planes. El verano es un paréntesis.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...