sábado, 3 de febrero de 2018

blood Vodka.




Resultado de imagen para mujeres sangreCuando me apretaba los granos
salía la porquería amarilla
y  solo después la limpia sangre roja.
Ahí  descansaba; y es que la sangre te pone un límite

En  los accidentes de infancia, primero la sangre
luego,  una costra,  y a veces
la pus,  y un agua como de luna,
 como de haber enjuagado ropa
y al otro día,  la orla roja doliente.

Mi  madre pateó unos sifones
Y se le clavaron los culos en la pierna.
Aún se ensañan conmigo porque
en vez de ayudarla, me escondí
en el dormitorio de mi abuela, aterrada.
Era muy niña, sepan perdonarme, cincuenta años después.

Otra vez,
Malena  gritaba que al hermano se le había salido un ojo
al resbalar de la pileta de lona.
Lo agarré como en una Piedad,  le puse una toalla
 y lo lleve con el padre.
Un corte de boxeador en el arco superciliar
que se arregló con la gotita de pegar plásticos.
Todavía podes buscarle la cicatriz en la cara.
El patio mostraba un reguero de sangre que se desleía
en el agua de la pelopincho.

Cuánta sangre,¡ si yo les contara!,
 ha corrido debajo del puente
Sangres menstruales, de partos , de operaciones
santas y podridas.
Sangres de hijos, de venas, de arterias
de vaginas, de heridas, de rodillas lastimadas
ensuciada con merthiolate
sangre del sexo, de la enfermedad,
de los infinitos análisis de laboratorio
la sangre que se detiene volcando azúcar en la herida
la sangre que no se detien,  llevando al cerebro  su respiro.

Olor a herrumbre de mi  sangre
que he chupado, como todos,
para sanarme en salud.
Pequeña  vampira , sobrevivo a la mortalidad
Soy esa roja sangre mía, agua con hierro
en el pañuelo, en el trapo, en la toalla,
en la bombacha, en el apósito
en la sabana, en la zalea del quirófano
en el algodón, corriendo por entre las piernas
este cuerpo , esta sangre.

Ajena . Mía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...