hacemos lo que podemos

hacemos lo que podemos

domingo, 4 de junio de 2017

una pequeñisima historia

Nací en un hospital devastado. Literalmente.
Había ganado la Revolución Libertadora y el hospital donde nací, el Araoz Alfaro entonces y por muchos años (antes y despues Evita) no tenía de lujos mas que los mármoles. Las cortinas de terciopelo y todo lo que decía Fundación Eva Perón habia sido arrasado y no reemplazado.

En el 56 el país ya estaba industrializado y grandes corrientes migratorias internas se habían instalado en un conurbano donde 30 o 40 años atras todos eran gallegos, o polacos, o italianos.... El conventillo se había mudado a las margenes con el sueño de la casa propia.Pero ya otros nuevos habitantes "los cabecitas negras" construian las primeras villas o vivian en casas que habían comprado con créditos peronistas del banco hipotecario a 30 años... Asi era Lanus,

Yo nací en un hospital devastado y público. Y a mi madre la pusieron con "una negrita" al lado, que tuvo una hija blanca como la nieve. Y yo parece que no era muy blanca entonces. Tenía una mata de pelo negro muy parado que mi madré se encargo de tapar con gorro primero y con el paso de los años domesticar con una cola de caballo muy prolija. Ahora tengo un pelo de mierda, realmente lo peor, pero nací con pelo de paraguaya. grueso y negro. Mi madre entonces pensó "que le habían cambiado a la criatura".  Y eso quedó como un chiste familiar.
Yo creo que no era negra -no hubiera tenido nada de raro, mi abuelo materno español era muy moro, tenia algo arabe en la sangre- sino que seguro que estaba colorada o moradita por el trabajo de nacer:y creo eso porque soy muy blanca ahora mismo y sin artificios de Michel Jackson, dios me libre.

Esas pequeñas historias "la niña cambiada" supongo que tiene que ver con el impacto de ver que el niño que nació no es el niño que te pensaste que era cuando lo tenias en la panza. Hay un momento de desconocimiento que dura lo que se construye "el apego" ese concepto psi de Bowlby, que habla de que no hay instinto materno , sino la construcción de un vinculo.

En cambio, cuando mi pequeña hija nació yo la vi igual a mi: dije "es una nildita" y la puse a mamar de inmediato. No sea cosa

2 comentarios:

  1. "1955 o la devastación y después".
    Gran título para novela.
    ¿Te sirve?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Ayer se cumplieron 61 años años del Levantamiento de Valle y la noche de Los Fusilados de José León Suárez.
    http://frodorock.blogspot.com.ar/2015/12/los-fusilados-de-jose-leon-suarez.html

    Beso!

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...