domingo, 20 de diciembre de 2015

siempre en la ausencia

Vivimos desencontrandonos

He visto en azules y dorados
el techo de la capilla sixtina
parada abajo, con la boca abierta
 Dios extiende la mano
y toca al hombre
y en ese leve rozar
de la punta de los dedos
la creación acontece.

Pero no somos dioses
A falta de vos
toco la la yema de mis dedos
con mis propios dedos
en un gesto que otros usan
para hablar del dinero

Vivimos desencontrandonos
encrucijadas, pasadizos, olvidos
por eso se escribe
Nuestra modíca creación
nunca en la felicidad
siempre en la ausencia







No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...