jueves, 26 de febrero de 2015

spoiler: contando una pelicula con final y todo.

Mi hermano me recomienda una pelicula griego/turca muy bella : La sal de la vida. Y de ahi un  amigo de la casa me recomienda una alemana filmada en parte en Japon "las flores del cerezo" Y para hacer una trilogia yo puedo ofrecer a la selecta teleaudiencia "El Gran Hotel Marygold para personas grandes y hermosas" una pelicula inglesa filmada en la India.

Entre las tres el combo es tan fuerte que desestabiliza, te hace pensar cosas que tal vez no debieras, en lo trascendente del ser humano, en desafiar tu destino, en buscar cuando parece que las cartas estan echadas y tu juego terminó.

Grandes temas todos ellos. Y voy a contar el argumento de la segunda, que acabo de ver con una pesima traduccion española completa -dos horas dos- en youtube.

La cuestion es asi. Una mujer entre 60 y 70 años esta en consulta medica donde le dicen que su esposo tiene una enfermedad incurable de avance incierto, que todavia tiene tiempo como para hacer algo muy deseado, por ej. un viaje. El hombre no sabe que ya tiene fecha de vencimiento, y es un tipo tan rutinario que resulta desagradable, Previsible hasta el hartazgo, la clase de tipo con la que ninguna mujer debiera envejecer.
Ella se empeña en un viaje para ir a ver a dos de sus hijos: El otro, nunca visitado, vive en Japon: Ella adora lo japones, la danza japonesa y cuando va a la ciudad con su marido, se nota el desencuentro con estos hijos adultos que la aman pero la mantienen a distancia: esos padres son una molestia y objeto de desconocimiento: La madre tiene un bello kimono y anda todo el tiempo conmovida porque sabe que su compañero va a morir. No lo dice a los hijos, para los que esta visita es claramente un dolor de huevos.
Quieren todo el tiempo sacarse de encima a los padres viejos, y los pelotean, salvo la pareja lesbiana de la hija, con la que la mujer va a presenciar en la ciudad una funcion de danza butoh, que la conmueve. Uno despues se entera por unas fotos que ella quizo ser bailarina de danza butoh pero que el marido cerceno esta posibilidad. Sin embargo, no parece infeliz, solo que no hay podido realizar -como tantos- sus deseos. Esa noche induce, fuerza, le rompe las pelotas a su marido que no puede dormir y baila amorosamente con el unos pasos de danza butoh, aun contra su oposicion: La escena es muy bella porque el empecinamiento de ella lo lleva a el a dejarse llevar.
A la mañana ella esta muerta.
El tipo no puede entender, los hijos no pueden entender.. pero la madre esta muerta.
bueno, seguiria contando, aca llego la mitad de la pelicula. La otra mitad tiene que ver con la transformacion de este esposo, que ya en sus ultimos meses de vida se transforma en otro, en Japon.
El oro de este relato es que todos tenemos tiempo para ser los que queremos ser
¿capicce? Mirate la peli, cualquiera de las tres y spoileame esta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...