viernes, 10 de junio de 2011

logistica del asalto puber - aportes al estado de las ciencias.

En el interes antropologico de aportar al conocimiento,este blog hara  de cuenta que tiene asignada  la bijou de una beca UBACyT, sabiendo que el objeto de la investigacion es  significativo para la inteleccion del colectivo social especialmente de los viejos chotos que son legion en la lectura del blog, como la sirena misma.
Hemos tomado la decision metodologica de pedir asesoramiento a los lectores de este blog (que alguien abrio en Rusia hoy y yo no me podré explicar jamás para que) para que hecho el recorte del objeto de estudio (los asaltos en terrazas - patios o garages) podamos  confirmar o refutar la hipotesis de trabajo, con un estudio descriptivo, exploratorio de corte cualitativo.
la presente tesina abordara  el asalto puber (nombre domestico de las fiestas nocturnas que en la decada del 70, obviamente la primera mitad de ella,  producidas por el grupo etario que va desde los primeros arrebatos hormonales hasta la perdida de la virginidad en tanto dichas carnestolendas llamadas  asalto dejan de ser significativas luego de la perdida de tal atributo, como ritual social, inferencia que no admite refutacion alguna
En tanto estamos en un periodo de recogimiento de material, seria de interes que todos los coautores de esta investigacion blogueril aporten su marco teorico sobre que mierda pasaba en los asaltos, dado que a la final de esa investigacion cualitativa podremos ampliar la percepcion social de que tal logistica se reducia a la paparruchada de que los hombres llevaban la fanta y las mujeres la comida. He dicho.

4 comentarios:

  1. Mire rubia, si quiere le cuento.
    Así como me ve, supe ser bonita y por mi metro ’67 (que evidentemente debía ser superior a la media) era de las que en la primaria sentaban en la última fila. Le hablo de la primaria porque ya en 6º y 7º grado organizamos los primeros asaltos. Qué decir de lo deprimente que era bailar lentos con niños que me llegaban a las tetas. Nada!. Traumático. Casi como la música. Vaya a saber por qué misterio en mi barrio gustaban de los longplays del Festival de San Remo, CCR,el cieguito del perro, Raphael y su nada soy sin Laura cuando por entonces yo moría por avec ma gueule de métèque. Se acuerda de Georges Moustaki?. Por supuesto nada de besos y el compañerito que más ritmo tenía se bamboleba cual Frankestein cargando a la nena.Efectivamente las chicas nos encargábamos de los sánguches hechos con pan lactal cortados en triangulitos. De salchichón primavera que era más barato que el jamón.Los chicos de la Fanta y la Coca.
    Por suerte tenía amigos mayores y con ellos pude colarme en asaltos de “grandes”, como de 15 años!!. Ahí sí se chapaba lindo y con “hombres” altos.Pero ahí quedaba la cosa.De coger ni hablar. La música era más decente. Los Who,los Rolling.Algún temita de moda como Sugar Sugar y Bee Gees o Carlos Barocela para los lentos. De la comida no me acuerdo,porque seguramente andaba entretenida por ahí.Eso si,los chicos cerveza Quilmes.Como debe de ser!.
    Después cuento conocido....A los 14 me puse de novia con un estudiante de sociología de 21. Tuve que decirle adiós a los asaltos y darle la bienvenida a las peñas folklóricas. Cambié los sanguchitos de miga caseros y la Coca por empanadas,choris y vino tinto de damajuana.Otra historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Como les gusta el blablabla a los universitarios sociales. En fin.
    Arranqué con los asaltos a los 12 años, en 7º grado. Durante el proceso se constituyeron en un refugio. De coger ni hablar, aunque si se rascaba hasta el borde de la polución y se manoteaban tetas, cuando existía un lugar adecuado y se lograba vencer la resistencia (verdadera o fingida) de la doncella. Se jugaba a la botellita o Verdad o consecuencia. Mucho Johnny Rivers y Peter Frampton, luego Bee Gees, Donna Summers, más tarde The Police y Dire Straits. En algunas casas existía una vigilancia más o menos solapada, permiso para tomar cerveza (estábamos en Quilmes, que joder) o petacas de 3 Plumas entradas de contrabando.

    Extraño esa sensación de la chapada espontánea.

    ResponderEliminar
  3. en todas las casas se podia tomar alcohol. La percepcion del alcohol como nefasta para los puberes es posterior a jonhy rivers. Pero, cosa paradojica, el consumo de alcohol no estaba en el centro de las reuniones, sino mas bien el manoteo y resistencia al manoteo (no sea cosa que se pensara de las nubiles doncellas que eran cualquier cosa) estaba en el vortice del huracan.
    Lo del borde de la polucion es muy cierto, creo, y eso que de eso no se nada.

    ResponderEliminar
  4. Los asaltos....
    Yo siempre fui un patadura por ende asumí siempre el control del tocadisco y pase a ser el Dj de los asaltos. Como me embolaba pasar a Adamo, Sandro, Raphael, Donald y tantas otras cosas pa que mis amigos pudiesen franelear algo. Lo mejor era cuando se ponian a morfar y ahi me despachaba tranqui con Hendrix, Johm Mayall o Cream y lo más interesante que siempre alguna minita se acercaba a preguntar por esa musica y se terminaba en algo interesante...

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...