martes, 4 de enero de 2011

cocina natural.

cada vez que me siento mal pienso en volverme naturista. Soy el mismisimo perro arrepentido del Chavo del 8 (un par de post mas abajo) Me da pereza y me gusta el choripan. Tambien me jode la medicalizacion de la comida. Que la comida se juzgue por instancias alejadas a ella (por ej. tiene fosforo, potasio). Me gusta que la comida se juzgue por el olor, por la textura. Le doy bola a la comida. Me gusta hablar de comida, de cocciones, de crujientes semillas, de los mejores helados. Cuando me siento mal pienso en comer mas sano y caigo en la medicalizacion de la comida y vuelvo como el perro arrepentido.
No me aguanto.

Hoy Cristina, la unica profe de la escuela en la que laburo que lee el sirenas, me dio un monton de consejos nutricionales con quinoa, mijo, y quesos de cabra. Y me fui como chancho a la papa al blog de Robertito para buscar esto que les pongo aca abajo. Me morire tal como soy: leyendo sobre comida naturista mientras me tomo un feca en starbucks o me como un paty con mayonesa hellmans en un kiosko roñoso de una estacion de tren.

5 comentarios:

  1. post scriptum: abomino de ser quejosa. Nilda, me digo, l.t.a. y si no te gusta, a llorar al cotolengo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La comida naturista apesta. Como nunca me siento mal, trato de comer lo que me gusta (hoy un pancho con papitas, hacía miles de años que no comía uno). Eso si, reduje la ingesta de fritangas, estofados hipercalóricos y guisos resucitadores.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  5. Mostro, no me tire abajo la ilusion de que me vuelva una mujer organica. Por lo pronto he decidido machacar sesamo. Por mi bien.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...