jueves, 21 de enero de 2010

las mujeres solo quieren hinchar las pelotas.


Una de las maneras que lo hacen es hablando mas alla de toda lògica aristotelica.
A mi, hoy, me gustaria subir al cielo rodeada de mariposas amarillas, o de chanchos que vuelan. Eso si, me gustaria ser eterea, no como cuando los marcianos tienen que meterle rayos de repuesto a Homero Simpson, para elevarlo a la nave de los pulpos babosos, y despues ponerle sondas por todos los agujeros. No, a mi me gustaria ser eterea y  que, cuando yo subiera, hubiera en el aire olor a albahaca. No digo morirme,no eso, sino subir al cielo como en los sueños que tenia hace algunos años. En esos sueños, me abria de brazos, como haciendo avioncito y planeaba sobre la ciudad. La vista no era la de un pajaro, sino mas bien como si fuera por un trencito aereo, de una sola trocha, y yo ahi, mirando detalles, entiendame ud.: como si una invisible autopista fuera recorriendo el cielo un poco arriba, un poco al costado de las casas. .Tremendos sueños que tengo. Sueño como una yegua. Cosas grandiosas.
De dormida, digo. En la vigilia tengo sueños modestos, digamos sueños de costurera, de sirvienta paraguaya. Una familia, bebida fria en la heladera, obra social que me cubra las infecciones, sin pago de coseguro. Pero a la noche, exactamente a las cuatro de la noche, tengo sueños afiebrados con olor a albahaca donde se me da que voy  abierta de brazos volando, que vuelo a vos.

1 comentario:

  1. Hola Nilda!

    me gustó el sueño de las cuatro de la noche!

    "si me quitan los sueños me quitan la Vida", dijo alguién que no recuerdo en este momento
    -ay mi memoria-
    y lo veo tan cierto!

    Que estés bien!

    Adal

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...