me hice un blog para archivar mis poemas, Estoy empezando. La idea es armarlos con etiquetas para algun dia hacer un libro que tenga alguna coherencia. Les paso el link, aunque todavía está en construcción poemasdeminagrande.blogspot.com

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


viernes, 15 de enero de 2010

de que te quejas decime vos.

no vivis en Haiti, no te mataron la casa, los hijos, el proyecto.
No juntas comida de la basura. Tus domingos no son soledad y nada. No te se te hizo un bollito de cancer en el perine. No.
De que te quejas y no vengas de nuevo, Nilda, con el tema de los heraldos negros.
Dejame de joder, eso es del 22, de que mierda hablas, por lo menos cita a perlonger que esta de moda. No me vengas con cosas de cuando ni tu viejo habia nacido. La reputa que te pario. De nuevo jodiendo con los heraldos negros. Y lo de golpes en la vida, habra sido en otra vida.. En otra vida.
vos te quejas de llena.


­Los heraldos negros

Hay golpes en la vida, tan fuertes... Yo no sé.
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... Yo no sé.

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como un charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes ... Yo no sé!

(cesar vallejo, Peru/paris 46 años igual que baudelaire, y en el mismo cementerio que no visite)

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. estamos vivos, que no es poco...

    ResponderEliminar
  3. ya le dije Grace, todos tenemos un heraldo negro soplandonos en la nuca, pero no es para que los pibes se enteren, ja.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

Alejandro Crotto y un poema cuya erótica puede pasar desapercibida a un lector desatento.

COMO CRECIENDO EN EL CARBÓN LA BRASA Entonces, de repente, percibir, como creciendo en el carbón la brasa, en cada cosa, ahora, alrededor...