hugo pratt

hugo pratt
SOLO SOY CRITICABLE EN EL MARCO DE LA IDEA QUE YO TENGO DE MI MISMO
(Ricardo Piglia)

S I R E N A S
A H O G A D A S
E N V O D K A


miércoles, 20 de enero de 2010

la glandula de la pelotudez


Esto es del rosarigasino Soriano. Imposible empardarlo. Por eso ni voy a intentarlo, solo hacer algunas puntuaciones en lo que a las mujeres se refiere.

“Yo tengo una glándula pero de la pelotudez. Ese es el asunto. Una glándula de la pelotudez. Cuando a mí una mina me gusta mucho, como ésta, Marta… me pongo pelotudo. El mismo hecho de que la mina me guste mucho, me paraliza. Me pone tan nervioso que me pongo hecho un pelotudo, no sé lo que digo, hago boludeces… La glándula segrega algo algo que me idiotiza. Después pienso en las cosas que he dicho, o en las que debería haberle dicho y me quiero morir. Las minas deben pensar que uno es un retardado total. Y precisamente porque me gustan demasiado. Es increíble. Con las minas que no me gustan no me pasa. Ahí soy un duque, soy Dean Martin. Jodo, soy ocurrente, hasta puedo ser brillante. Al pedo. Porque a quien yo quiero gustar no es a los escrachos."

El cuento se llama "uno nunca sabe".
El tema con los cambios hormonales en el sexo femenino (y no estoy hablando de la vagina) es diferencial. Soriano no cuenta(por que no debe pasarle a los hombres, a ellos solo les da el bochorno) que te agarra un poco de tristeza. Volves a ovular. Dos veces. Se te suman trastornos premenstruales a los trastornos perimenopausicos y te viene como un sudor inoloro, el tipo en cuestion lo huele (no importa que viva en la concha de la lora, el tipo lo huele, traspasa provincias, el olor va allende los mares) y se aleja como un pañuelo tirado a favor de la corriente en el rio parana. Mas enamorada vos, mas pelotuda, mas se aleja.
Una cree que a cultivado durante años un encanto natural, un savoir faire, hasta una sonrisa capaz de derretir hielos...pero las hormonas secretadas por la glandula de la pelotudez hacen que el tipo se sugestiones con que le queres cocinar el conejo como en la pelicula de Michel Douglas.
No soy yo, son mis hormonas, yo no soy esta pelotuda que vos ves, en estado normal, soy otra, tendrias que decirle al tipo que te gusta mucho, en el caso de que lo alcanzas, si él, alertado por las feromonas de la glandula de la pelotudez, ya no estuviera corriendo hacia Bangalore, alejandose de a todo vapor de vos

2 comentarios:

  1. Ponele que el tipo no tiene olfato....es un decir, no existen esos tipos, pero supongamos. Igual se va a rajar por el otro efecto ccolateral: la torpeza, el tembleque de las manos que te hace tirarte el café, tropezarte cuando lo ves venir desde la otra cuadra....y entoces, el tipo va y piensa: Qué pelotuda!

    ResponderEliminar
  2. la sirena afectada por la secrecion de la glandula20 de enero de 2010, 14:29

    si Laura, es exactamente asi. Vos tenes un par de maestrias, los años no te pasaron al pedo, experiencia, sabes hablar, tenes lindos ojos, no se... Pero adelante del tipo sos una subnormal.
    espero que nunca te pase, por tu bien.

    ResponderEliminar

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...