Ir al contenido principal

Educación sexual.

Cuando trabajaba en la unidad sanitaria, daba, a pedido de la escuela de enfrente, talleres de educación sexual, junto con la pediatra de la salita.
El formato era básicamente destinado a que conocieran como funcionaban los cuerpos,  que los varones entendieran que era la menarca, los cambios de la pubertad y la prevención del embarazo adolescente. Muchas pibas quedaban embarazadas de chicas en ese barrio.
Habia poco lugar para hablar de la verdadera educación sexual. Se pivoteaba sobre el respeto a si mismo, a respetarse los tiempos,los chicos preguntaban mucho sobre la homosexualidad, ese enigma tan cercano,  todas cosas útiles pero, tal vez porque era destinado a chicos bastante chicos que no habían accedido aun al ejercicio de su sexualidad (ponele 12 años) no se hablaba nunca del goce, sino acaso lateralmente. La sexualidad siempre aparecia teñida del peligro del embarazo no deseado, de la cosificación que el otro puede hacer de nuestro cuerpo, si nosotros nos cosificamos.
Pero na de na, de lo bueno del ejercicio de la sexualidad.
Jamas se habló de algo asi: Y vos ¿tragas o escupis?
Coincido plenamente con el eje de este articulo. Uno tiene que recuperar el valor de hacer cosas disfrutables, Y si haces algo es porque te gusta, te divierte o te erotiza. Bien me hubiera gustado decir eso en mis talleres de Educación Sexual.
El articulo es de la revista Chocha y lo pongo, porque no soy una pornógrafa pero siempre hay minas a las que avivar (?). Y si no hay amor (o algo parecido, cariño, afecto, algun sentimiento hermoso, que no haya nada)

¿Qué esconde esta dicotomía popular?

Ilustraciones por Nayla Torcida
“¡Chupame la pija!” es un insulto muy lindo, casi musical. Empieza con el “ch” que los argentinos pronunciamos tan marcado, tiene dos “p” antes de una vocal que permiten que la hagamos rebotar con fuerza y justo antes de terminar tiene una “j” lista para ser arrastrada. En el marco internacional tiene sus parecidos “suck my dick” y “blow me“. Es de la familia del “que la sigan chupando”, “la tenés adentro”, “les rompimos el orto” y demás insultos que vinculan la agresión y la humillación con ser penetradx por un hombre o practicarle sexo oral.
Una canción de Madonna, incluida en su álbum Music del 2001, empieza con una parte hablada en la que enumera algunas cuestiones de estilo vinculadas a lo masculino que comúnmente adoptan las mujeres (usar jeans, cortarse el pelo corto, usar camisas y botas) porque está bien ser un chico. “But for a boy to look like a girl is degrading/ ‘Cause you think that being a girl is degrading” (“Pero para un chico verse como una chica es degradante porque vos pensás que ser una chica es degradante”). Chupar pija no es algo que sólo hacemos las mujeres (ni todas lo hacen), pero está asociado a un rol de sumisión y pasividad en el que socialmente se nos coloca en diversos ámbitos.
tragar-o-escupir-900x610
¿Cómo puede ser que, si practicarle sexo oral a un hombre sea algo tan horrible como para que resulte insultante, sea una práctica tan común? Se me ocurre una opción: es disfrutable no sólo para quien lo recibe, sino también para la persona que lo practica. Seguramente hay quienes lo hagan porque consideran el sexo como una cadena de favores de “vos me hiciste tal cosa, así que ahora yo te hago tal otra”. Esa forma de pensarlo invisibiliza el deseo femenino (o el de cualquiera que elija chupar pija) y lo relega en función de lo que quiere el varón.
En el imaginario alimentado por el porno se encuentra la imagen de la chica con la pija adentro de la garganta entre arcadas y ojos llorosos en medio de una sesión de face fucking: el hombre la coge por la boca. No sólo hay otras formas de practicar sexo oral sino que de repente la chica del video es una recibidora “pasiva” (¿existe realmente eso?, ¿si hay dos o más personas participando de una relación sexual, no están los dos siendo activos?). Por supuesto que esto puede resultar disfrutable para ambas partes, pero generalmente esa imagen está asociada a una mujer sufriendo.
La pregunta clave en relación al sexo oral parece ser la misma desde hace décadas (y también parece haber sido formulada por Sofovich o Porcel y Olmedo): ¿tragás o escupís?. Una dicotomía que tiene como subtexto una clasificación en dos grupos: si tragás sos “gauchita”, si escupís sos “frígida”. Esto está reforzado por “dichos populares” como el “si escupe te quiere, si traga te ama” o el yanqui “spitters are quitters” (algo así como “las escupidoras son ‘abandonadoras'”). ¿Esas son las únicas dos formas que existen?, ¿siempre el hombre te acaba en la boca? Las prácticas sexuales son tantas como personas que las practican y varían según la ocasión. No hay una (ni dos) forma(s) correcta(s) de hacerlo y escupir no es necesariamente “poco sexy”.
En un breve sondeo entre mis amigas sobre el tema, me sorprendieron varias respuestas del tipo “no me gusta particularmente chupar pija, pero lo hago igual” y “trago porque no hacerlo me parece de mal educada”. Por supuesto que el sexo no se trata solo  del placer individual, pero muchas veces pareciera que una de las personas involucradas (en especial, las mujeres en una relación heterosexual) prioriza “quedar bien” y complacer a la otra, en vez de disfrutar lo que está experienciando y lo que le produce al otro.
Los calificativos del tipo “gauchita” (o hasta el “generoso” aplicado más a los hombres) y también los insultos y la estigmatización de ciertas prácticas condicionan el sexo y, sobre todo, eliminan lo que debería ser lo más importante: si elegís hacer algo, es porque te gusta, te divierte y te erotiza.

Comentarios

  1. No se como te he encontrado Tu sinceridad me ha encantado. Sos real ,palpable como el dulce de leche que comía cuando era chica desde el cartón
    Chimbote
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Recomenzar: ya estoy demasíado grande para disfrazar lo que pienso. Gracias por comentar en este blog con tan poquísimos comentadores!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

Entradas populares de este blog

nosotros, los normales.

Erotica 2

literatura negra.