domingo, 1 de mayo de 2016

Sueños efectivamente soñados y su elaboración secundaria. Cosas de analistas.

Hace un año que no voy a la analista, a la que fui 10 años. Dejé cuando estaba por ir a Europa y nunca volví.   Digo que es por el dinero, pero tal vez es porque ya soy otra.
Pero a veces vienen estos sueños que necesitan interpretación, que me dicen algo.
El sueño sutura, realiza deseos reprimidos, habla. Y te deja dormir: efectivamente un sueño logrado te permite dormir. A veces te despertas de golpe: es que estabas muy cerca de lo reprimido, entonces el sueño se malogra y plaf.
El sueño que voy a contar es de estos últimos.

Un joven oriental decide cortejar a una mujer joven, inalcanzable. Y para ello recurre a un dispositivo, a un ritual En el sueño tenía el nombre exacto, algo así como dadaca. No era exactamente esto porque apenas me desperté lo mezcle con "babacar"
El babacar era lo que se le aparecía en sueños a una pacientita de dos años y medio que atendió a sus largos setenta el psicoanalista ingles Winnicott. Nunca sabremos lo que efectivamente era el babacar, pero si, que la aterrorizaba.
El ritual de dadaca (que yo invente en mis sueño, y que si me pongo a asociar me lleva al "dar aca") consistía en contratar a un pastelero y que cada día alimentara a esa mujer con cosas exquisitas totalmente por fuera de lo que esa joven podría aspirar, cosas de palacio, durante varios dias.
La joven podria rechazar ser incluída en el ritual pero la fascinación por ese cortejo era muy dificil de dejar de lado.
Este trío: el pastelero exquisito, la joven cortejada y el joven enamorado que da mas de lo que tiene, como esos heroes de los cuentos de hadas que tienen que hacer mas de lo que pueden para conseguir el amor de la persona amada eran el centro de mi sueño.
Supongo que quiere decir varias cosas
a) algo en relación a la necesidad de ser cortejada, de sentir que sos tan importante para tu partener que él hace algo heroico  para estar con vos.
b) algo en relación a que si para que te amen tenes que dar tanto tal vez no vale la pena (sin embargo Lacan dice que amar es dar lo que no se tiene a alguien que no lo es, siempre es un exceso: no alcanza con pagar algo, y él no será lo que te complete, pero el amor sutura un rato esa falta)
c) algo en relación a la comida como sustituto del amor.
d) como la asociación con la pequeña Piggle, la paciente de Winnicott, el sueño tal vez simplemente habla de mis ganas de volver a analizarme

que sabe uno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

las palabras son redes que nos ayudan a sostenernos.
no te podes imaginar lo importante que es para mi tu comentario.

algo viejo que merece volver a leerse.

cateterismo

La mañana se desliza entre nescafé y el viaje a la clínica, él manejando con auto mientras el otoño, otro otoño, otro mas, casi rutina y des...